Carta de amor a la sinceridad y humildad

Con tantos los recuerdos que hay en mi mente que agotaría el papel y seguiría habiendo cosas por decir, aunque apenas hubiese tenido tiempo de decirte lo que realmente siento, quiero que te sientes ante este papel y leas con detenimiento. Para mi esto no ha sido un camino de rosas, no es nada fácil decirte que estoy enamorado porque tras tanto tiempo intentándolo me doy cuenta de tus idas y venidas. Ha ratos me sale una sonrisa por un gesto bonito, a ratos me haces polvo despreciando cada gesto que pueda hacer por ti, en poco tiempo me vuelves loco, porque no se si entregar algo tan frágil como un corazón a alguien tan descuidada como tú. Durante mucho tiempo me he mantenido en la distancia, estando como bien se puede ver enamorado como un tonto, eres especial, creo que eso no lo pondré nunca en duda, eres única eso tampoco lo pondré en duda, pero lo que no me gusta es que me vuelvas loco.

Carta de amor

Buenos días mi amor;

Lo difícil de hoy no es como comenzar esta carta, sino lo que quiero decirte en ella, quizás lo he ensayado en mas de una ocasión, pero aun así no se como hacerlo. Entraste en mi vida como un elefante en una cacharreria, poniéndola toda patas arriba, diste ilusión donde antes tan solo había esperanzas perdidas y tristezas amargas. Lo primero es darte la gracias, gracias por hacerse soñar de nuevo, gracias por hacerme creer en que la vida es un sueño y que los sueños se hacen realidad, gracias por darme la oportunidad de estar con alguien tan especial como tú, con alguien capaz de cambiar mi presente y formar un futuro.
Pero no solo quiero darte las gracias por darme razones para sonreír, sino quiero decirte algo mas importante. Sabes que llevo enamorado desde el primer momento en que gire mi cabeza y te vi, sabes que me enloqueces con cada minuto que paso a tu lado, con cada sonrisa que te arranco y por eso quiero decirte si quieres ser la persona que acompañe cada dia mi vida, compartir un presente y futuro juntos.

Un dia de amor

Son muchas las lagrimas que he derramado en este camino, muchos los folios que han recogido mis pensamientos, muchos los susurro a una luna sorda que ha habido en mis mil desvelos desde que te conocí. He callado mas de cien veces que te quiero, he soñado con estar siempre a tu lado, con compartir cada momento, cada instante que se tercie, pero ha sido imposible, un sueño es eso que se tiene dormido por las noches y a ti hay que conquistarte despierto. He sido un poeta solitario en busca de un amor que no ha llegado, un loco que perseguía lo que un día fue una fantasía y hoy es su desvelo, un sentimiento que arde en sus adentros y que confunde con un pensamiento de su alma. El tiempo ha pasado y yo sigo en el mismo lugar de espera, sentado en la piedra del olvido, en el rincón de los sueños rodeado por el fracaso de una soledad que tampoco me quiere. Respiro el poco orgullo que me queda, susurro al viento aquello que una tarde no pude decirte y que ha guardado mi silencio día tras día. Digo adiós a esos que solo fue un sueño, a eso que me mantuvo vivo y que me dio una nueva oportunidad a eso que merece la pena con tal de estar contigo. 


Carta de amor

Buenos días mi amor;

Lo difícil de hoy no es como comenzar esta carta, sino lo que quiero decirte en ella, quizás lo he ensayado en mas de una ocasión, pero aun así no se como hacerlo. Entraste en mi vida como un elefante en una cacharreria, poniéndola toda patas arriba, diste ilusión donde antes tan solo había esperanzas perdidas y tristezas amargas. Lo primero es darte la gracias, gracias por hacerse soñar de nuevo, gracias por hacerme creer en que la vida es un sueño y que los sueños se hacen realidad, gracias por darme la oportunidad de estar con alguien tan especial como tú, con alguien capaz de cambiar mi presente y formar un futuro. 

Pero no solo quiero darte las gracias por darme razones para sonreír, sino quiero decirte algo mas importante. Sabes que llevo enamorado desde el primer momento en que gire mi cabeza y te vi, sabes que me enloqueces con cada minuto que paso a tu lado, con cada sonrisa que te arranco y por eso quiero decirte si quieres ser la persona que acompañe cada dia mi vida, compartir un presente y futuro juntos. 


Un dia de descanso

Tras una noche de darle vueltas a mi cabeza desperté, como siempre mi primer pensamiento era ella. Comencé con mi rutina desayuno, ver un rato la tele y estudiar. En cada descanso me introducía en las redes sociales, esta vez tenia ganas de algo de risa por lo que puse en uno de mis estados algo gracioso. Ella lo vio y comento, entonces mi cabeza dejo de centrarse y pensó en ella. Había sido una indirecta, o simplemente un comentario sin malicia, lo comente con algunos amigos del foro, algunos decían que era una indirecta y otros que este tema ya rallaba un poco. Como siempre, yo esperanzador opte por las respuestas positivas, de todas formas el no ya lo tengo. Sin embargo no tenia valor, al día siguiente nos encontraríamos y quería estar seguro si le intereso o no antes de volverla a liar. El tiempo me dirá que le intereso o vuelve a jugar a ese juego en el que yo caigo de nuevo.    



Queda un poco menos II

Terminamos el examen, yo tranquilo mi trabajo estaba hecho, ella un poco intranquila al parecer no le había salido del todo bien. Nos encontramos fuera, yo salí de los primeros y ella casi al mismo tiempo. Comentamos un poco el examen, ella se notaba un poco triste. Intente animarla diciendo que quizás aprobaría, a lo mejor tenia suerte y aprobaba, conseguí que se fuera algo mejor. Esta vez estaba cansado por lo que decidí irme para casa y ella lo mismo. La acompañe a la parada del bus mientras hablábamos de cosas sin importancia, algún chascarrillo y poco mas. Ella cogió el bus para su casa y yo el mio. 

Mientras me dirigía a casa mi cabeza no dejaba de dar vueltas, se había ido un poco triste, espero que se alegre un poco. También estuve pensando en su trato, en su forma de hablarme, no había sido ni cortante ni fría, sino todo lo contrario, se notaba acercamiento. Yo seguía enamorado de ella, es de cajón, y ella lo sabia, pero esta vez no quiera perderle, con la escena de hacia unos días ya había bastante. 


Queda un poco menos

Comenzó febrero, ese temido mes en el que suelen ponerte las pilas. Yo me centraba en mis exámenes, y de entre pagina y pagina lanzaba alguna que otra indirecta a esta morena. Unas veces no hacia caso pero otras si que entraba al trapo. Después de un tiempo sin hablar con ella por el chat de las redes sociales una mañana le eche coraje y le pregunte como le iba. Pensé que tardaría en contestar, sin embargo ni un minuto y apareció conectada. Estuvimos un rato hablando por el chat, comenzamos hablando de los exámenes y terminamos hablando en que hacer al acabar. 

La verdad es que yo le seguía un poco la corriente a ella, por una vez estaba mas centrado en los estudios que en otra cosa, raro en mi, pero cierto, al menos por esta vez. Ella me contó que cuando terminara que se iría de fiesta, yo bromeando le dije, que bueno si ella quería yo me iba con ella por lo que me contesto, eso esta hecho. 


Pasan los dias

Mientras llega nuestro próximo encontronazo, los días pasan, poco varia, o al menos eso me pareció. Yo seguía con mis cosas, intentaba centrarme en lo mio dejando un poco apartado a ella, aun así siempre había un rato que dedicaba. Después de aquella mañana yo me sentía un poco confuso, y para ver por donde irían los tiros esta vez yo dejaba caer alguna que otra perla en mis redes sociales, de manera que ella las viera y haber por donde salia. Pasaron dos días, desde aquella coincidencia cuando en una de estas perlitas se decidió a contestarme, respuesta que seguía el hilo, ahora mi opción era dejarla pasar o seguir probando. Opte por contestar tirando un poco del sedal y volvió a responderme.

Estaba mas claro, esta vez parece que el juego comienza a ser mas serio entre los dos. Así y todo tras llevar tres palos es difícil plantearse volver a hacer nada sin estar seguro. Busque algunas opiniones, entre amigos, tiempo perdido, por lo que opte por aquellos que tras una pantalla de ordenador me daban su pequeña opinión. Algunos estaban en contra, que pasara olímpicamente, pero otros veían algo de esperanza, lo justo para animarme. El que hacer, no lo sabia, pero quizás volvamos a jugar una nueva mano en esta mesa llamada amor. 


Confuso

Esa mañana me sentí confuso, yo creí que no le interesaba y sin embargo vi algunos gestos que me indicaban que no. Ya había intentado que fuera algo mas y había obtenido tres negativas, el marcador no estaba como para seguir el partido y como no sabia a quien pedir ayuda opte por lo mas habitual de esta sociedad. Entre en Internet, ese “gran sabio” que todo lo sabe y encontré un pequeño foro en el que me aconsejarían. Al principio sus opiniones eran muy tajantes, déjala, olvídala, pero a medida que contaba algunos de estos detalles, mas de uno se atrevía a apostar por volver a arriesgar. 

Yo no estaba muy convencido, es mas yo estaba optando por seguir como antes olvidar y punto. Sin embargo en días posteriores se dejaron caer algunos detalles que hacían pensar en que tenia alguna oportunidad. Espere y junto con algunos consejos fui observando cual era su reacción. A unos días de volvernos a encontrar ya me hablaba por las redes sociales, bromeaba y estaba en la misma actitud que hace meses atrás, era la oportunidad o no, no lo sabia, habrá que intentarlo quizás. 


Dia confundido

Mi indiferencia era clara, ya me había pasado bastante como para seguir el juego, si ella quiera algo debía demostrarlo. Entramos en ese examen, como siempre yo tarde poco en hacerlo y salí de los primeros. Esta vez me había salido de pena, aunque intente estar concentrado, volví a pensar en ella y eso ocupaba gran parte de mi cabeza. Una ve fuera decidí tomar un café, mientras tanto ella salio, yo leía el periódico con mi café cuando se acerco, comenzó a preguntar, esta ve de forma amable, como me había salido. Le dije que mal, que no aprobaría, ella me contaba que también le había salido mal. Pague mi café y me iba a ir, cuando me dijo, te acompaña si vas andando. Sin problema, como gustes, así el camino sera mas corto.

Nos dirigíamos andando a nuestras casas, por el camino ella me contaba como había preparado el examen y como iba con el resto, yo estaba en reservado. Me pidió unos apuntes, para que estudiara mejor, yo como buen amigo le dije que se los enviaría. Seguimos hablando como buenos amigos hasta que ella llego cerca de su casa y yo seguí mi camino. Se despidió, y mientras me alejaba vi como seguía mirando, cosa que yo no entendía.