Y ahora que…

Ya hace varios días que mi corazón me abandono, mientras el me abandono, yo sigo pensando en ti. Mis lágrimas se secaron, ya no hay rió que las impulse a salir. El recuerdo vivo de esa niña que quiero con locura, de ese amor que templa mi alma y despide a mi corazón. Sentí por un momento que una vida recorría mi ser, instante en el que pase contigo. Solo eso me basta. Mi alma abandonada vive entre mis recuerdos, el de una tarde de otoño en la que conocí a una dulce princesa que con su dulce canto volvió frente a ella mi razón y el recuerdo de una tarde de primavera en la que tuve esa preciosa niña frente a mis ojos. Momentos que jamas olvidare, dulces porque estuve con la persona mas maravillosa del mundo y amargos porque no podía besarte. Aun me pregunto que hubiese pasado si lo hubiese hecho, pregunta que jamas poder contestar. Suplico a este amor que algún día nuestros caminos se vuelvan a cruzar, seguirán corriendo sangre por mis venas que saldrá para escribir ese precioso nombre. En este momento redirigirá mi corazón, se hará valiente y como un guerrero no dejara que te vayas sin decirte un TE QUIERO.

Hoy

Hoy mi mirada es borrosa. Miro desconsolado de un lado a otro buscando la respuesta. Hoy mi corazón se parte, se pierde, me olvida. Busco esa persona, aquella que me hizo revivir, aquella por la que daría mi vida. Pienso en que sera de mi, si el sentido de mi vida ya no esta. Rebusco en el recuerdo de un atardecer, el cual quedo marcado en mi alma, el cual deseoso, vuelve a mi mente y empaña mi mirada de lágrimas, lágrimas de amor que buscan descosoladas tu amor.
Este día traerá amargura, perdí la dulzura, la viveza, la fuerza. Quiero recuperarla, pero sin ti, ¿para que?. Una pregunta se hace mi corazón, ” y si…”. Pero ya es tarde, no puedo encontrar un solo sentido. Mi corazón se ha ahogado en un mar de lágrimas, lágrimas producidas por mi alma. Lágrimas que dicen que te he perdido.
Vuelvo al consuelo de que por un momento llegue a sentirte, he amado como nunca, he soñado como jamas se podrá soñar y me has hecho vivir lo que nunca he vivido. Me despido de ti, que no te engañe mi llanto, solo quiero que seas feliz. Todo empezó como una bonita historia de amor, poco a poco mi corazón se llenaba de locura, mi mente de tu imagen y mis oídos ensordecían al oír una palabra tuya.

Hoy

Hoy mi mirada es borrosa. Miro desconsolado de un lado a otro buscando la respuesta. Hoy mi corazón se parte, se pierde, me olvida. Busco esa persona, aquella que me hizo revivir, aquella por la que daría mi vida. Pienso en que sera de mi, si el sentido de mi vida ya no esta. Rebusco en el recuerdo de un atardecer, el cual quedo marcado en mi alma, el cual deseoso, vuelve a mi mente y empaña mi mirada de lágrimas, lágrimas de amor que buscan descosoladas tu amor.
Este día traerá amargura, perdí la dulzura, la viveza, la fuerza. Quiero recuperarla, pero sin ti, ¿para que?. Una pregunta se hace mi corazón, ” y si…”. Pero ya es tarde, no puedo encontrar un solo sentido. Mi corazón se ha ahogado en un mar de lágrimas, lágrimas producidas por mi alma. Lágrimas que dicen que te he perdido.
Vuelvo al consuelo de que por un momento llegue a sentirte, he amado como nunca, he soñado como jamas se podrá soñar y me has hecho vivir lo que nunca he vivido. Me despido de ti, que no te engañe mi llanto, solo quiero que seas feliz. Todo empezó como una bonita historia de amor, poco a poco mi corazón se llenaba de locura, mi mente de tu imagen y mis oídos ensordecían al oír una palabra tuya.

Una tarde con ella

Hoy vuelvo a casa tras volverla a ver. Por un momento sentí su aliento, hoy por un instante pensé que era mía. Mis ojos locos de la emoción lloran el haberla tenido y no regresar con ella. Mi corazón ha tenido la alegría, el sentimiento, el todo, por ese momento. Hoy vuelvo a casa y veo que sigo sin ella. Mi corazón al igual que mis ojos lloran su ausencia. Solo el instante que se cruzaron nuestras miradas, el instante en el que sentí su aliento, el momento en el que su dulces palabras entran en mi ser, hacen que sea mágico, irreal un dulce sueño del cual desperté en el momento en el que se fue. Hoy volví a tenerla frente a mi, sus ojos me miraban como dos luceros, su boca siempre sonriente incitaba a mis labios para decir la frase que mi corazón grita, pero mientras mi corazón lo dice a gritos, mis labios por pura cobardía siguen en la incertidumbre.
Un día mas vuelvo a mi refugio, mi corazón agotado de tanto gritar, esta exhausto. Dios como anelo el momento en el que sentí la brisa de su boca, su dulce sonrisa, el sonido de sus palabras. Hoy mi corazón me pide de nuevo que le hable, la bese la ame, no este sin ella. Todo mi ser al ver mi impotencia, recoge mi alma y la guarda. En un segundo sentí el sonido de su corazón, el mi aumento el ritmo, hasta que se paro para poder escuchar el suyo. Mi mirada se vuelve loca, no puede haber tanta hermosura en esa niña. Una voz dulce pronuncian unas palabras que mi corazón reconoce, ” si es ella, vamos animo, di le que la quieres, que no puedes vivir sin ella” mientras este corazón se vuelve loco gritando, mis labios se pierden en un silencio, un silencio maldito, que lentamente esta matando a mi alma.
Regreso a mi casa, mi alma me replica, “¿por qué no?”. Hoy estaba preciosa, sentí el sonido de su sonrisa, el brillo de sus ojos, enloquecí. Sentí el momento en el que nuestras miradas se cruzan, mi corazón late al máximo, quiere salirse y grita, “te quiero, te amo, te necesito, ven a mi lado”, mis labios en cambio enmudecen, se oculta. Mis ojos locos de la belleza que están viendo pierden el sentido, se pierden en su mirada. Mi alma pierde todo, sale de mi cuerpo, quiere irse con ella, al ver que mi cuerpo se separa regresa. Le pregunta a mis labios, ” ¿que haces?, no dejes que se vaya, grita, dile lo que sientes, pero de nuevo ellos no contestan.
Una vez unido de nuevo mi alma y mi corazón regresan tras una batalla perdida. Hoy sentí que nuestras almas se fusionan, que su corazón latía al mismo ritmo que el mio, pero ese momento paso, ya que las palabras que deberían hacer posible eso, no han salido por mi boca.
Regreso a la penumbra de una noche, no hay estrellas si ella. De nuevo me siento a mi ventana y me pregunto, “¿por qué no salen esas palabras que mi corazón y mi alma gritan?, pero como contestarme, no lo se. Me refugio en esa soledad, en la oscuridad, esperando un nuevo día, pero no puedo olvidar ese momento. Mi ser pide mas, mi corazón sigue latiendo cuando en mi mente aparece el recuerdo de esta tarde. Recuerda como el sol brillaba en sus ojos, el sonido de sus palabras y como hasta el sonido de su corazón. La dulce brisa de que rozo mi cuerpo me estremece, procede de ella, por un momento me siento vivo, pero de pronto veo que se aleja, y de nuevo pierdo el sueño. Un sueño que dura en mi mente, con un amargo despertar, el de no tenerla.
Solo me queda un dulce recuerdo, ese momento en el que mi ser grito lo que mis palabras no decían. Mis sentidos esperan de nuevo la oportunidad de tenerla frente a frente y decirle te quiero, te adoro, te necesito, mis labios temen el momento en el que no puedan decir esas palabras, solo tengan el deseo de besarla, tocar la mas dulce miel de sus labios. Pero hoy me siento mas enamorado que ayer, veo mi carencia, la necesito. Quiero no dejar de oír sus palabras, ver su sonrisa, tocar su pelo, sentir como la brisa roza nuestros cuerpos, pero llega el momento y pierdo la consciencia. No se si es valor o que el amor me acobarda, pero mi corazón pide calma, me amenaza con el abandono, con irse con ella y no volver. Mi alma también, pero mi ser se refugia y no pronuncia un simple TE QUIERO.

Una tarde con ella

Hoy vuelvo a casa tras volverla a ver. Por un momento sentí su aliento, hoy por un instante pensé que era mía. Mis ojos locos de la emoción lloran el haberla tenido y no regresar con ella. Mi corazón ha tenido la alegría, el sentimiento, el todo, por ese momento. Hoy vuelvo a casa y veo que sigo sin ella. Mi corazón al igual que mis ojos lloran su ausencia. Solo el instante que se cruzaron nuestras miradas, el instante en el que sentí su aliento, el momento en el que su dulces palabras entran en mi ser, hacen que sea mágico, irreal un dulce sueño del cual desperté en el momento en el que se fue. Hoy volví a tenerla frente a mi, sus ojos me miraban como dos luceros, su boca siempre sonriente incitaba a mis labios para decir la frase que mi corazón grita, pero mientras mi corazón lo dice a gritos, mis labios por pura cobardía siguen en la incertidumbre.
Un día mas vuelvo a mi refugio, mi corazón agotado de tanto gritar, esta exhausto. Dios como anelo el momento en el que sentí la brisa de su boca, su dulce sonrisa, el sonido de sus palabras. Hoy mi corazón me pide de nuevo que le hable, la bese la ame, no este sin ella. Todo mi ser al ver mi impotencia, recoge mi alma y la guarda. En un segundo sentí el sonido de su corazón, el mi aumento el ritmo, hasta que se paro para poder escuchar el suyo. Mi mirada se vuelve loca, no puede haber tanta hermosura en esa niña. Una voz dulce pronuncian unas palabras que mi corazón reconoce, ” si es ella, vamos animo, di le que la quieres, que no puedes vivir sin ella” mientras este corazón se vuelve loco gritando, mis labios se pierden en un silencio, un silencio maldito, que lentamente esta matando a mi alma.
Regreso a mi casa, mi alma me replica, “¿por qué no?”. Hoy estaba preciosa, sentí el sonido de su sonrisa, el brillo de sus ojos, enloquecí. Sentí el momento en el que nuestras miradas se cruzan, mi corazón late al máximo, quiere salirse y grita, “te quiero, te amo, te necesito, ven a mi lado”, mis labios en cambio enmudecen, se oculta. Mis ojos locos de la belleza que están viendo pierden el sentido, se pierden en su mirada. Mi alma pierde todo, sale de mi cuerpo, quiere irse con ella, al ver que mi cuerpo se separa regresa. Le pregunta a mis labios, ” ¿que haces?, no dejes que se vaya, grita, dile lo que sientes, pero de nuevo ellos no contestan.
Una vez unido de nuevo mi alma y mi corazón regresan tras una batalla perdida. Hoy sentí que nuestras almas se fusionan, que su corazón latía al mismo ritmo que el mio, pero ese momento paso, ya que las palabras que deberían hacer posible eso, no han salido por mi boca.
Regreso a la penumbra de una noche, no hay estrellas si ella. De nuevo me siento a mi ventana y me pregunto, “¿por qué no salen esas palabras que mi corazón y mi alma gritan?, pero como contestarme, no lo se. Me refugio en esa soledad, en la oscuridad, esperando un nuevo día, pero no puedo olvidar ese momento. Mi ser pide mas, mi corazón sigue latiendo cuando en mi mente aparece el recuerdo de esta tarde. Recuerda como el sol brillaba en sus ojos, el sonido de sus palabras y como hasta el sonido de su corazón. La dulce brisa de que rozo mi cuerpo me estremece, procede de ella, por un momento me siento vivo, pero de pronto veo que se aleja, y de nuevo pierdo el sueño. Un sueño que dura en mi mente, con un amargo despertar, el de no tenerla.
Solo me queda un dulce recuerdo, ese momento en el que mi ser grito lo que mis palabras no decían. Mis sentidos esperan de nuevo la oportunidad de tenerla frente a frente y decirle te quiero, te adoro, te necesito, mis labios temen el momento en el que no puedan decir esas palabras, solo tengan el deseo de besarla, tocar la mas dulce miel de sus labios. Pero hoy me siento mas enamorado que ayer, veo mi carencia, la necesito. Quiero no dejar de oír sus palabras, ver su sonrisa, tocar su pelo, sentir como la brisa roza nuestros cuerpos, pero llega el momento y pierdo la consciencia. No se si es valor o que el amor me acobarda, pero mi corazón pide calma, me amenaza con el abandono, con irse con ella y no volver. Mi alma también, pero mi ser se refugia y no pronuncia un simple TE QUIERO.

Volverte a ver

Espero el momento de volverla a ver. Quiero volver a ver su sonrisa, sus ojos… Desde el día que apareció en mi vida, aquella tarde de otoño, no he podido quitarmela de la cabeza. Para mi es como la luna para la noche, el sol para el día.
Conocí el momento mas dulce cuando escuche tus palabras, mis oídos no podían creerlo, sentí como el sonido de un riachuelo en una tarde de primavera. Fue un momento hermoso, inolvidable. No se si fue en ese momento o posterior, pero no puedo quitarte de mi cabeza. Mi corazón grita pidiendo que lo auxilies, mis labios rezan para rozar los tuyos y todos mi ser se desvanece cuando me miras.
Declararme a ti, la situación mas difícil, no se como declararse ante un ángel. El solo hecho de verte hace que te eche de menos, el silencio roto por tu voz, no es silencio, sino un dulce sonido que me introduce de nuevo en un sueño. Para que soñar, si una vida contigo es mejor que los sueños. La locura es el día que bese tus labios, sentiré mi corazón loco, quedra salirse de mi pecho y pedía irse contigo.

Volverte a ver

Espero el momento de volverla a ver. Quiero volver a ver su sonrisa, sus ojos… Desde el día que apareció en mi vida, aquella tarde de otoño, no he podido quitarmela de la cabeza. Para mi es como la luna para la noche, el sol para el día.
Conocí el momento mas dulce cuando escuche tus palabras, mis oídos no podían creerlo, sentí como el sonido de un riachuelo en una tarde de primavera. Fue un momento hermoso, inolvidable. No se si fue en ese momento o posterior, pero no puedo quitarte de mi cabeza. Mi corazón grita pidiendo que lo auxilies, mis labios rezan para rozar los tuyos y todos mi ser se desvanece cuando me miras.
Declararme a ti, la situación mas difícil, no se como declararse ante un ángel. El solo hecho de verte hace que te eche de menos, el silencio roto por tu voz, no es silencio, sino un dulce sonido que me introduce de nuevo en un sueño. Para que soñar, si una vida contigo es mejor que los sueños. La locura es el día que bese tus labios, sentiré mi corazón loco, quedra salirse de mi pecho y pedía irse contigo.

Un momento

Hoy la volví a ver, su belleza me deslumbro, era como una amapola en un campo de trigo, es como una flor a principio de primavera, como una estrella fugaz un día sin luna. Fue mirarla y perdí la poca razón que había recuperado. Ha sido como la primera entrada de aire en los pulmones de un recién nacido, un instante mágico, de sorpresa, locura, y sinceramente bello. Es un momento el cual quedara grabado en mi mente por el fin de la eternidad, un recuerdo a fuego.
No se si es locura, lo único que se es que ni en la película mas romántica habrá escenas como estas, ni en el poema mas intimo se dirán cosas mas bellas, y sinceramente creo que vea algo mas bello que este momento.

Un momento

Hoy la volví a ver, su belleza me deslumbro, era como una amapola en un campo de trigo, es como una flor a principio de primavera, como una estrella fugaz un día sin luna. Fue mirarla y perdí la poca razón que había recuperado. Ha sido como la primera entrada de aire en los pulmones de un recién nacido, un instante mágico, de sorpresa, locura, y sinceramente bello. Es un momento el cual quedara grabado en mi mente por el fin de la eternidad, un recuerdo a fuego.
No se si es locura, lo único que se es que ni en la película mas romántica habrá escenas como estas, ni en el poema mas intimo se dirán cosas mas bellas, y sinceramente creo que vea algo mas bello que este momento.
Hace unos meses conocí a una muchacha, como ya he contado en una historia anterior. Nunca me había dado “miedo” a pedir salir a una chica, incluso yo creía que era un punto a mi favor siempre, ya que nunca me había echado hacia atrás la idea de decir que me gusta y salir con ella. Hasta que descubrí que tenia este punto flaco, pero solo con ella. Cuando me encontraba con ella, me bloqueaba, no puedo mirarla a los ojos, cuando se acerca a mas de dos metros tiemblo, no entiendo porque, pero es así.
Cuando la conocí, y hable por primera vez con ella, una conversión como cualquier otra note algo en ella que me decía que era especial. Al principio no me daba corte, ni “miedo” hablar con ella e incluso bromear. Pero con el paso del tiempo, me daba miedo hablar con ella, encontrarme con ella. Cuando me encuentro con ella, se me acelera el pulso de una manera inesplicable. Ella hace que los días sean mas felices, un simple ola, o hasta luego hace que todo cambie.
En la edad que tengo me he enamorado mas de una vez, he conocido personas que han marcado, incluso me han cambiado, pero esta mujer ha hecho que pierda los papeles completamente, pero no me importa, ya que el amor es así. Hay que entregarlo todo, sin esperar algo a cambio.
Una sola mirada de esa persona, un gesto , un saludo, unas palabras agradables… hacen que el día cambie radicalmente, pases de un día nublado a un día radiante, que aunque te estén puteando sigues pensando en ese momento.