Condenado

Condenado a ser paloma en una jaula, cautivo de un amor eterno que me encadena a una sonrisa perfecta y como guardianes esos dos luceros que tienes como ojos. No existe la perfección, porque para existir debe poder ser descrita, y contigo me quedo sin palabras. Muchos son los piropos y palabras que salen en mis pensamientos, pero cayo cada una a la reina de este estúpido corazón.  Cuanta palabra necia, cuanto sentimiento ardiente en este pecho y cuantas lagrimas recorren mis mejillas esperando ver el reflejo de la mirada que los enamoro. 


Quiero que seas ese amanecer que comience mis días y termine mis noches, quiero ser el calor de ese verano en una noche fría de invierno, quiero ser ese poeta que dice versos, el que mece la cuna de tus sueños. Quiero ser la locura de ese amor loco, que mi corazón golpee este pecho por una princesa a la que amo. 

Cielos e infiernos

Cielos e infiernos se unen
para crear el alma mas pura
de la mujer mas bella
en una tierra dura.
Rosas y rosales
a su belleza envidian
y este poema oculto
a tu persona se dedica.
Negro es mi destino
como el color de tu cabello
pero tus dos ojos me alumbran
como el amor que me sueña.
Pocas son las palabras
que a estos versos riman
en una tarde de lluvia
que este amor reafirman.

Cielos e infiernos

Cielos e infiernos se unen
para crear el alma mas pura
de la mujer mas bella
en una tierra dura.
Rosas y rosales
a su belleza envidian
y este poema oculto
a tu persona se dedica.
Negro es mi destino
como el color de tu cabello
pero tus dos ojos me alumbran
como el amor que me sueña.
Pocas son las palabras
que a estos versos riman
en una tarde de lluvia
que este amor reafirman.

Amor prohibido

En el infierno de un amor prohibido
se encuentran las lagrimas de este poeta
que verso a verso compone el poema
de amor en una vida incompleta.
Larga es su espera
pero mas grande es la condena
de este amor que a mi vida llega
y a esta envenena.
Universos sin estrellas
poemas sin versos
días sin sol y noches sin lunas
que ven las lagrimas
que forman dos lagunas.
Dos lagunas que tus ojos alumbran
en la penumbra de una noche
larga y oscura
que mis lagrimas cubren
que mi alma ilumina.
Días sin noches
cielo sin estrellas.
no existe mi amor
si no sueño con ella.

Amor prohibido

En el infierno de un amor prohibido
se encuentran las lagrimas de este poeta
que verso a verso compone el poema
de amor en una vida incompleta.
Larga es su espera
pero mas grande es la condena
de este amor que a mi vida llega
y a esta envenena.
Universos sin estrellas
poemas sin versos
días sin sol y noches sin lunas
que ven las lagrimas
que forman dos lagunas.
Dos lagunas que tus ojos alumbran
en la penumbra de una noche
larga y oscura
que mis lagrimas cubren
que mi alma ilumina.
Días sin noches
cielo sin estrellas.
no existe mi amor
si no sueño con ella.

Sin versos

No encuentro palabras en mis versos
ni agua en mi mar
se secaron mis océanos
porque los ríos sin agua están.
No hay tinta en el tintero
ni lagrimas en mi papel caerán
porque igual que la tinta
secas ya están.
No hay cielo en mis días
ni estrellas en la noche
que borren este recuerdo
y adornen mis reproches.
Letras y mas letras
de este guerrero solitario
que por el amor de una hembra
vive en su calvario.
No existe hombre mas duro
ni guerrero mas valiente
que el que te ama en secreto
y te defiende contra corriente.
Se secaran la tinta
no brotaran mis lagrimas
pero el corazón de fuego
latirá junto a tu alma.
No hay hombre
ni caminos largos
que me separen del cielo
que esconde tu mirada.

Sin versos

No encuentro palabras en mis versos
ni agua en mi mar
se secaron mis océanos
porque los ríos sin agua están.
No hay tinta en el tintero
ni lagrimas en mi papel caerán
porque igual que la tinta
secas ya están.
No hay cielo en mis días
ni estrellas en la noche
que borren este recuerdo
y adornen mis reproches.
Letras y mas letras
de este guerrero solitario
que por el amor de una hembra
vive en su calvario.
No existe hombre mas duro
ni guerrero mas valiente
que el que te ama en secreto
y te defiende contra corriente.
Se secaran la tinta
no brotaran mis lagrimas
pero el corazón de fuego
latirá junto a tu alma.
No hay hombre
ni caminos largos
que me separen del cielo
que esconde tu mirada.

Carta de amor

Querida princesa:
Tengo tantas palabras que escribirte que ni siquiera se por cual empezar. Se que es de día porque al mirar por mi ventana entra luz, aunque en mi solo encuentro oscuridad. Hace ya mucho tiempo que no se nada de ti, muchos días en los que mi tiempo se ha dividido en el rato que te sueño y el rato que te pienso. Se suponía que no verte haría que me olvidara de ti, que la tristeza que había en mis lagrimas y el frió corazón poco a poco pasarían a sonrisas, pero el tiempo ha pasado, te echo muchísimo de menos, me gustaba ese momento en el que te veía, el momento de la espera hasta volverte a ver y el momento en el que tu mirada hacia que mi mundo fuera feliz.
No te puedo pedir nada, ya que este pobre desgraciado lo único que tiene para ofrecerte es un amor incondicional. Las piedras de mi camino son rocas y lo baches socabones, pero hay algo que me hace levantarme cada mañana, ponerme los pantalones y echarle a la vida dos cojones y es volver a ver tu sonrisa. Mis días son horas demasiado largas, se que amanece cuando entra luz por mi ventana y anochece cuando al cerrar mis ojos te vuelvo a ver. No se porque coño te quiero, ni el porque estoy enamorado de ti, porque cuando duermo sueño contigo y que mi única razón de existencia seas tú.
El tiempo y la distancia son esos malos consejeros que en vez de olvido me llevan a la locura. Perdí mi sonrisa aquella ultima vez en la que te vi, ahora el tiempo es meramente días que pasan en los que me falta tu sonrisa y tus palabras. Pero te puedo asegurar una cosa por muy largos que sean mis días, por muchas lagrimas que recorran mis mejillas este que hoy escribe esta carta seguirá amándote para siempre.

Carta de amor

Querida princesa:
Tengo tantas palabras que escribirte que ni siquiera se por cual empezar. Se que es de día porque al mirar por mi ventana entra luz, aunque en mi solo encuentro oscuridad. Hace ya mucho tiempo que no se nada de ti, muchos días en los que mi tiempo se ha dividido en el rato que te sueño y el rato que te pienso. Se suponía que no verte haría que me olvidara de ti, que la tristeza que había en mis lagrimas y el frió corazón poco a poco pasarían a sonrisas, pero el tiempo ha pasado, te echo muchísimo de menos, me gustaba ese momento en el que te veía, el momento de la espera hasta volverte a ver y el momento en el que tu mirada hacia que mi mundo fuera feliz.
No te puedo pedir nada, ya que este pobre desgraciado lo único que tiene para ofrecerte es un amor incondicional. Las piedras de mi camino son rocas y lo baches socabones, pero hay algo que me hace levantarme cada mañana, ponerme los pantalones y echarle a la vida dos cojones y es volver a ver tu sonrisa. Mis días son horas demasiado largas, se que amanece cuando entra luz por mi ventana y anochece cuando al cerrar mis ojos te vuelvo a ver. No se porque coño te quiero, ni el porque estoy enamorado de ti, porque cuando duermo sueño contigo y que mi única razón de existencia seas tú.
El tiempo y la distancia son esos malos consejeros que en vez de olvido me llevan a la locura. Perdí mi sonrisa aquella ultima vez en la que te vi, ahora el tiempo es meramente días que pasan en los que me falta tu sonrisa y tus palabras. Pero te puedo asegurar una cosa por muy largos que sean mis días, por muchas lagrimas que recorran mis mejillas este que hoy escribe esta carta seguirá amándote para siempre.

Odisea.

Larga es la odisea
de este barco solitario
que sin velas viaja
por el mar, por la selva.
Caminos y veredas
cortos se me quedan
cuando están tus ojos 
cuando tu te acercas.
No existen días
ni noches enteras
en las que tu recuerdo
a mi mente llegan.
Horas y mas horas
de este largo día
en el que mis versos llenan
el vació de mi alma eterna.
Ríos de tinta y sangre
de mis venas llegan
a este papel blanco
que con palabras llenan.
Sin titulo y sin nombre
termina mi odisea
en esta barco frió
que a tu corazón me lleva.