Las lagrimas no te enseñan a amar

Amada mia, quizas no sea el momento ni el lugar de hacer esto, o quizas llevo tanto tiempo queriendolo hace que el tiempo se ha pasado. Piensas que no sea digno de estar a tu lado, que soy de ese monton de hombres que no merece la pena, pero quizas estes equivocada. No todo lo que parece oro lo es, ni tampoco todo lo que es cobre lo es. Desde que te conoci siempre me senti atraido por ti, no se porque pero asi ha sido. Siempre me mostre respetuoso, un poco alejado y esperando una oportunidad que nunca me has dado. Te serviste de mi cuando te hizo falta y cuando no con malos gestos o formas te ibas haciendome pensar que yo tenia la culpa. Siempre tuve una sonrisa en mis labios para decirte cualquier palabra, aunque tu la pisotearas, siempre tuve ese gesto amable que no sabia porque, siempre tuve ese pensamiento que algun dia cambiara y no ha sido asi.
Nunca te he echado la culpa de nada, quizas fui un iluso en creer que esto podia cambiar. Siempre te he querido, y eso no lo puedo cambiar, tampoco espero que cambie porque la verdad creo que ya es demasiado tarde. No espero nada a cambio mas que cuando pienses en mi que al menos alguna vez haya merecido la pena. Me despido, quizas con lagrimas en mis ojos, pero tambien con el gran alivio de que hoy fui sincero.