Mil poetas en un solo corazon

Dejame que mis palabras envuelvan tu alma, dejame que los te quiero broten de las manos que tantos y tantos versos te ha escrito, dejame mirarte a  los ojos por ultima vez y que el fiel reflejo de un te quiero tenebroso pueda enloquecer este sentimiento. Ahoga a este corazon en esta noche oscura, ahoga estos sentimientos en la cuna de un amor que nace del llanto de un poeta que se despeña desde un precipicio. Este Cyrano no dice mas que sentimientos locos, mas que palabras hacia la dama que tantas veces ha visto, a esta noche que se cubre con la melena azabache de quien tanto ama y a quien tanto debe. Serename amada mia, serename con tu dulce compañia, deja que con el elixir de tus labios emborrache a mis sentidos, deja que lo que una tarde fue un sueño esta noche se haga un destello. Quizas no calle, quizas no pare, porque estos versos que ahora muestro tan solo son el suspiro de un alma en su tormento. No soy poeta, mas un loco que mira a una estrella desde la misma tierra, quizas este lejos o quizas se encuentre cerca mas mis ojos no lo ven en esta tormenta. Quizas muera al beber de tus labios, quizas viva en mi dulce locura, pero al cerrar mis ojos vere tan solo el brillo de dos lunas.