Echar de menosa quien mas se ama

En mi alma aun hay lagrimas que recuerdan porque te amo,
en mis sueños sigue habiendo dos estrellas
que guian mis pensamientos,
mis noches y mis amaneceres.
En mis versos aun hay un lugar para el recuerdo
un te quiero que se escapa entre palabras encadenadas
versos que se recitan a la luna
y pensamientos que me llevan a la locura.
En mi vida hay un hueco que no se llena
un pensamiento que es eterno
un latido que jamas termina
y un te quiero grabado en mi alma.
Mi silencio es el eco de cada palabra que no te dije
mi silencio es el vacio de un alma que pide auxilio
mi silencio es algo que no controlo
cuando a tus ojos miro y en ellos me pierdo.
 

Te digo adios, cuando aun tengo alma

Se que hoy no tengo el mejor de mis días y que quizás mis palabras sean mas duras que de costumbre, se que el tiempo me ha dado una lección y a perro apaleado huye cuando tiene miedo, también se que en esta vida cuando se lucha o se gana o se rinde pero jamas se pierde. Para mi tu eres una lucha, cuando me acerco me expulsas de tu lado y cuando me alejo me llamas y como perrito obediente vuelvo de nuevo. Pero ya estoy cansado, cansado de correr siempre los mismos pasos y esperar un final distinto, de seguir amándote aunque los palos sean cada vez mas grande, cansado de esperar algo que no llega y que cuando se acerca, se vuelve hacia atrás. Lo siento pero prefiero olvidarte que seguir amándote, seguir teniéndote en mis sueños que poder tocar con mis manos el sol que tanto me quema.


Te he amado, tanto que hasta mi alma se ha cansado de decirlo, tanto que en mis versos aun queda tu nombre, tanto que en las madrugadas de soledad aun se escucha el murmullo del viento decir esas dos silabas que mi cerebro me tiene prohibido. Digo adiós, aunque desolado me encuentro, rendido y apaleado me voy mientras aun ande por los pasos que aun conozco. Me marcho de la locura cuando me dicen que en mi vida solo hay un te quiero que se llama alma. 

Sentimientos que arden en mis adentros

Que el cielo sea mi eterno papel para con las estrellas poderte escribir lo mucho que te quiero, que el viento sea quien lleve el murmullo de mis versos hacia la princesa que una tarde de otoño inspiro en mi. Que la noche mas oscura sea quien me traiga en mis sueños la mirada mas hermosa de la musa mas bella. Que me quede sin palabras cuando en este mundo mire al cielo y en el vea tan solo una razón por la que amarte y cine por la que olvidarte, que aunque me llamen loco seguiré amando a esa princesa que me dio una razón para vivir y un millón para soñar. Que en mis mañanas no sea el sol quien alumbre mis días, que sean esos ojos por los que despierto cada mañana y que desde que me conozco me han mostrado lo que vale la pena amar.