La vida se marcha en unos segundos

Llega ese momento en la vida en el que piensas en lo que ha pasado, en aquello que no tienes vivido, en aquellos momentos que dejaste pasar por culpa del miedo, del que dirán o de que no te atrevías. Ahora son los que mas recuerdo, aquellos momentos que perdí sentado en un banco junto a la mujer que mas he amado en este planeta callado porque no tenia el valor para decirle que mi vida le pertenecía. Me doy cuenta de que el tiempo que se pierde no se devuelve, que las palabras que he callado ya no las puedo decir, que mi vida esta sujeta a un te quiero permanente y que no he podido soltarlo. Te he amado, querido, odiado, pensado y soñado todo a la vez, pero solo me bastaba una palabra para saber que tu eras especial, que tu eras la melodía que sonaba en mi cabeza cuando silbaba diciendo todo lo que te amaba. Te quiero, y siempre lo haré porque cuando alguien como tu aparece en la vida no se puede desperdiciar ni un segundo. 

Palabras en el silencio

Cuando en la noche mas oscura veo tu sombra temo a mi alma, cuando en mis sueños mas profundos aparece tu rostro mi corazón se para, cuando en las frías noches de otoño miro en el reflejo de tu mirada mis palabras se entrecortan pensando en que no se que decir. No hay piropos que puedan describir tanta belleza, ni mirada que sea el reflejo eterno de la felicidad como lo es la tuya. Tan solo un sentimiento ahogado en el amor profundo de un hombre que teme perder a la mujer que mas ama, mientras se esfuma su vida pensando en lo que pudo haber sido y no es. Me escondo entre las palabras de uno verso que recito a una luna que prende la llama de un corazón loco que clama amor a quien no ha conocido poeta que le recite. Callo cada sentimiento que sale de mi alma, que corre por mis venas y que prende la llama única de una sonrisa que ilumina toda mi vida.

Sentimientos que prenden su llama

Tengo muchas que decirte, pero sinceramente no me atrevo a confesarte nada, me da miedo perderte, pero temo la mirada de tus ojos reflejados en los míos, temo la soledad de la noche, pero no me atrevo a confesarte que eres el sueño de mi vida. Te he amado cada momento de mi vida, cada segundo de mis días que te he nombrado en mis sueños, cada segundo de mis días que salen de esta noche eterna y que te nombras cuando estas ausente. Mi sonrisa esta en la presencia de la tuya y mis lagrimas en la ausencia de tu sonrisa, porque mi vida termina en el momento que no te vea sonreír. El silencio de mi alma calla los deseos incosumibles de mi cuerpo, mi vida prende la llama de un futuro que vive en un pasado que soñó una tarde perfecta con la presencia de los ojos mas hermosos, la sonrisa mas brillante y la mujer mas hermosa que existe en este universo. Me callo cuando tus palabras salen de tu boca, cuando tu mirada fija entra en mi cuerpo, cuando el roce de tu aliento toca mi cuerpo y me estremezco como hombre enamorado.