Carta de amor XV

Buenas tardes mi amor

El tiempo pasa muy despacio cuando te siento tan lejos, tus palabras son el puente que unen mi sueño a ti, a esa persona que fue mi gran desconocida y a la que ahora mismo es la luz que brilla en mis ojos. Se que nos separa el tiempo y el espacio, pero nos une un sueño, una esperanza, un sentimiento, un cielo y miles de palabras que tengo en mi mente y quiero poder susurrarte al oido. Pienso que debo de haberte conocido en una vida anterior, que te he amado antes de que existiera el mundo, pienso que Dios debio escribir en mi destino encontrar a ese ser que diera el sentido mas hermoso a mi vida. Te amo, dos palabras grandes, dos palabras que cambian mi alma, dos palabras que dicen que aunque estemos lejos te siento a mi lado.

Ahora me despido, cierro los ojos y espero encontrarte de nuevo en mis sueños. 

Carta de amor XIV

Buenas tardes mi dulce princesa

Tus letras llegan a mis ojos y brotan lagrimas de alegría, el sueño que desvela mis noches desde hace unos días se hace realidad, por fin ese ángel caído del cielo y que lo separan tantos kilómetros estará cerca de mi. Cierro los ojos y espero que cuando los vuelva a abrir pueda ver la mirada de quien hace unos

días no conocía y que ahora es parte de mi vida. Con unas cuantas palabras me basto para saber lo importante que eras y con otras cuantas para darme cuenta de que no podría tener mas vida sino estaba cerca de ti. La distancia son solo kilómetros que unen los puentes de nuestras palabras, las estrellas que miramos y desde pocos días, las miradas que nos unan. Se que hoy estas a cientos de kilómetros, pero espero que al cerrar de nuevo los ojos esta noche pueda tenerte de nuevo en mi mente. Quiero oir susurrar mi nombre para decirte al oído lo mucho que te quiero, quiero cerrar los ojos mientras cojo tu mano y prometo no soltarla jamas. 


Me despido, mi angel, porque para mi eres un ángel caído del cielo, espero tu carta, tu mirada y que recibas cada beso que te envió

Palabras al angel de mi amor

Tus palabras llena mi alma como el aire llena mis pulmones, tu imagen grabada en mi mente roba mis sueños en cada cerrar de ojos. De una desconocida has pasado a llenar mi vida, a dar sentido a lo que no lo tenia, a ser esa persona que vive en mi y que hace florecer las mejores de mis sonrisas. Se que decir un te quiero escrito no es lo mismo que mirando a los ojos o que se vea en la mirada de la otra persona mientras el silencio invade entre los dos. Pero creo que estos pocos días me ha servido para darme cuenta de que no hace falta mucho tiempo para decir que te quiero. Pensaras que estoy loco, que solo digo palabras, pero has cambiado mi vida, mi forma de pensar y me has hecho creer en aquello en lo que había perdido la fe. He mirado al cielo y veo que aunque nos separan cientos de kilómetros los dos vemos la misma luna, a esa que cuento que una mujer que desconocía me ha cambiado mi alma, a esa que nos alumbra las noches a los dos y que de seguro acuna nuestros sueños desde hace unos días.

Silencios en la noche

El mejor de mis silencios es quien ocupa el alma que obedezco, los versos que se derriten ante el camino que marco, son las palabras que en el llanto de un hombre enamorado son suspiro del aire que sale de los pulmones de quien en la tarde mas oscura pudo ver brillar tus ojos. Cuando caigo rendido ante tus pies es cuando me doy cuenta que eres el amor de mi vida, cuando mis palabras solo pueden romper el silencio de tu mirada es cuando me doy cuenta de que sin ti no puedo vivir, cuando en mi alma cansada veo la luz de tus ojos es cuando me doy cuenta de que tu lo eres todo para mi. Muchas palabras, muchos silencios que se rompen en el alma de la noche, muchos versos que se pierden en el silencio de la noche y que hacen eco a los te quiero de un hombre enamorado.

Sentimientos a fuego de amor

Cuando miro al cielo lo primero que veo es que mi alma te pertenece, que en mis sueños solo hay dos luces que me guían como el velero se guía por la brisa de la mar, que mi alma sigue ciega a la mujer que una tarde de otoño grabo a fuego su nombre. Nunca he amado como te amo a ti, nunca nadie significo nada como lo haces tu, nunca un te quiero se perdería en los sentimientos de este poeta que dice a las musas que como tu, ninguna. Te he amado, querido, soñado y aun así te veo demasiado lejos, te veo alejada de mi alma, de mi corazón, de cada sentimiento que este hombre pierde en una simple frase. Podría rellenar cientos de hojas, miles de versos diciendo lo bella que eres, pero eso no importa, porque tan solo una de tus sonrisa me enamoro y jamas podre olvidara.

Por el amor eterno de una mujer

Nunca los te quiero fueron tan claro como las miradas furtivas que entre nosotros, nunca un sentimiento fue tan fuerte que prendía los sueños en las noches mas oscuras, nunca he dicho que amaba a una mujer como te lo puedo decir a ti. No me avergüenza amarte, me da miedo perderte, abrir los ojos en la madrugada y darme cuenta de que no estas a mi lado, me da miedo mirar al cielo y no ver el reflejo de esos dos luceros que tienes como ojos, porque si de algo me vale tu guía es de haber conocido a la mujer mas perfecta. Da igual que tengas fallos, que me digas que no eres perfecta, porque para mi siempre seras la mujer a la que amo.

Se que mis palabras son cortas, que mis versos se pierden en el viento, que los te quiero no son mas que miradas que te lanzo y que se pierden entre cada murmullo de riachuelo. Pero de algo estoy seguro y es que en todo este tiempo algo ha cambiado, ya no soy el mismo, ya no soy yo, soy ese hombre enamorado de la mujer mas hermosa, soy ese hombre loco que persigue un sueño, soy el que te ama y que jamas dejara de hacerlo.