Sonreirle a la vida

Puede que mis palabras no sean siempre las mas adecuadas, que no sepa como deba actuar ante una persona como tu, puede que en mi vida haya mas de un sueño que no he cumplido, pero solo hay uno que merece tanto la pena como para arriesgarlo todo. Quizas, solo quizás no te hayas dado cuenta de que para mi eres especial, para mi eres mas que una mujer que se cruzo en mi vida en un momento cualquiera, para mi eres ese sueño del que jamas quiero despertar. Contigo he aprendido a sonreirle a la vida aunque esta te devuelva una patada, contigo he aprendido que tras una noche siempre hay un nuevo amanecer, que por muy malo que sea tu dia siempre tienes otra oportunidad. Contigo ha aprendido a vivir cada momento, a darme cuenta que la vida es mas que la sucesión de momentos, que se puede ser feliz con muy poco y que siempre hay un recuerdo que se quede en la mente. Contigo he aprendido que una mirada no tiene precio, que mis palabras se callan cuando tu rompes tu silencio, que una lagrima es el precio mas alto que puedo pagar cuando tan solo estas en mi mente. Por eso me gustas, por eso me enamore de ti, por eso cada momento del día te tengo presente y hago que esta vida merezca la pena porque tu estas en ella.

Silencios de un amor

Cuando el silencio mas eterno se convierte en un te quiero es cuando mis palabras deben callar mas este sentimiento, cuando miro al cielo y veo que faltan esas dos estrellas que alumbran mi vida es cuando mas lejos te siento, cuando mis palabras no tienen mas que tu silencio es cuando me doy cuenta de que te he perdido. Me doy cuenta  de que lo único importante en esta vida se ha marchado, se ha ido como se van las horas de cada día, como se marchan las estaciones, los años y tan solo queda un bello recuerdo que ni el tiempo es capaz de borrar. Y yo sigo aquí, pensando en cual es mi error, si te he amado mucho, poco, sino mereció la pena decir lo que siento. Ahora da todo igual, mi silencio es quien gobierna mis sentimientos,mis dias son un cumulo de horas que paso frente a un recuerdo que ni puedo ni quiero borrar. Aun sigue esa dulce serenata en mi cabeza, esa cancion que te nombre, esa que mis labios se secaron de tantas veces cantar en el silencio de un amor que se ha marchitado.