Versos del amor prohibido

Ni miradas fugaces
ni latidos vacíos
suenan en mi mente
cuando por ti sonrió
Versos que me arden
con estas manos que te escribo
mientras se escapa un ángel
por el que lucho y vivo
Arden mis sueños
bebiendo de mis deseos
teniendo mi alma
como perro cautivo
Cierro mis ojos
imaginando lo que vivo
estando a tu vera
por la que amo y respiro.

Rima de amor

Ni la rima mas hermosa
ni siquiera esta corta prosa
me permitirían decir
la belleza de esta rosa
Cien caminos que yo andará
siguiendo mi corazón perdido
seguiría sintiéndome
como un bandido
No he robado vuestra belleza
mas sin ti siento pereza
por despertar esta mañana
metido en la maleza
Ni soy caballero
y mucho menos dragón
solo un loco que escribe
desde su corazón.

Poema MVI

Mil primaveras florecerán
porque mil recuerdos se escribirán
con la tinta de mis venas
mientra mi alma llenas
Enamorado de tus ojos
perdido en tus labios
se halla este pobre loco
caminando poquito a poco
Me quedare sin palabras
para decirte mi amada
que esta noche no termina
sin un beso en tu mejilla
Mi silencio sera roto
por un te quiero de mi alma
que lleva tanto tiempo
que al decirlo se atraganta.

Mi carta mil dos

Hoy escriben estos versos
mis lagrimas y mi corazón
que con este llanto
te dicen adiós.
Muchos son los días
en los que perdí este amor
rogándole al cielo
que me la devuelva por dios.
Estrellas que se apagan
en las noches sin pasión
en las que escribo estos versos
llorando mi corazón.
Aulló a esta luna
que nos une a los dos
tu en la lejanía
pero siente mi corazón.
Mis lagrimas inunda el papel
donde me despido de vos
con un no te olvido
grabado en mi corazón.

Para ti mi morena.

Larga es esta condena
largos los días sin sus noches
los inviernos sin primavera
mi alma sin la tuya
y mi boca sin tus labios.
Largo es este sentimiento
que mi cuerpo envenena
de una dulzura hermosa
que mi vida llena.
Pocos son los versos
muchas las palabras
que entran en mi recuerdo
y salen de mi boca.
Muero de tristeza
y vivo en la alegría
siempre que te alejas
siempre que te acercas.
No hay noches en mis días
ni sueños en mi cabeza
solo un dulce recuerdo
de ti bella morena.

Eres….

Como notas de la partitura de mi guitarra
como letras de un abecedario inacabado
como canción de cuna que nunca sonó
como rosa en un jardín solitario
esa es tu belleza
ardiente como el fuego del infierno
dulce como las puertas del cielo.
Ángel de amor, inspiración del poeta caído
eres la debilidad de este hombre
el amor incansable de este alma en pena
el renacer de una musas en un poeta
la escultura de hielo en mi cuerpo
y el fuego que la derrite.
Eres mi bien y mi mal
mis vicios y perjuicios
el alma dorada de un cuerpo primitivo
la unión de mis células
los pensamientos y recuerdos
las imágenes borrosas de mi cerebro.
Eres el amor a la belleza
el amor a la inteligencia
la locura de mis sueños
la fuerza de mi vida.

Esos ojitos a los que amo con devoción

Hoy comencé  esta carta
con un sentimiento, cuatro frases y dos palabras,
un sentimiento y una emoción.
Las lagrimas son mi tinta,
mi alma el papel
y esos ojitos tuyos
mi recuerdo mas cruel.
Lloro de amargura, lo de que felicidad no puede tener
borro las sonrisas en cada imagen de mi recuerdo
tu presencia me atormenta
como las espinas a un rosal,
la belleza me atrae
mientras tu desprecio me hace mal.
Lagrima a lagrima mojo mi papel
dibujando en cada verso
tu sonrisa y tu piel.
Vago es el recuerdo
del sabor de tus labios
y tu perfume de mujer.
Revive mis recuerdos
y abrázame
de nuevo mujer,
mata mi cordura
con un beso de locura
que este pobre enamorado
de ti, se ha colgado.

Maldito recuerdo que hay en mi cabeza
no consigo olvidar lo que siempre recuerdo
tu viva imagen amartilla mi cabeza
llevando a mi corazón al borde de la locura.
Los sueños desvelan mis noches,
apareces como las estrellas
noche tras noche vienen y se agrupan en mis sueños
tu sonrisa, tus labios y tus ojos
rompen mis sueños y acortan
mis noches con un sueño maravilloso
en el que tu presencia es protagonista
en mis fríos brazos que buscan tu calor.
Amor de una noche,
que envuelve mi razón y mi locura
apareces a las doce y desapareces a las nueve,
sal de mis sueños y entra en mi corazón,
convierte las lagrimas y vanos latidos
en sonrisa y alegrías, la tristeza y amargura,
en un amor y devoción
y estas letras que hoy escribo
en mi carta de declaración.

Tarde de otoño:

Una tarde cualquiera, los arboles pierden sus prendas
el amarillo de sus hojas cubre de colores el suelo
aire las mueven dibujando su recorrido en la tierra.
Pero algo despierta mis sentidos,
el dorado de tus ojos alumbra esta tarde oscura,
el aroma del otoño se ha convertido en tu aroma
y el susurro del viento se silencia para poder
escuchar tus palabra como
versos de un poema inacabado.
Con cada silencio roto por tus palabras
es un golpe de mi corazón en mi pecho
y un recuerdo en mi cabeza
que me acompaña
en cada desvelo de mis largas noches.
Siento el frió en mis huesos,
pero el calor de tus palabras
cubre mi cuerpo, como cubre mi mente
 y tu imagen queda grabada en mi.

Luz de amanecer

Luz de un amanecer que llenan mis ojos,
luz de amor que palpitan el corazón,
luz de alba que llena mi día,
luz del alma que borra mi poca razón.
Los sueños no son mas que pensamientos,
los pensamientos mas que historias vividas,
y las historias vividas no son mas
que reflejo de tu mirada en mi alma.
No soy mas que la luz de tu sonrisa,
no soy mas que la locura de mi vana cordura
no soy mas que la suma de tus virtudes
y el resto de mis defectos.
Loco enamorado, así me siento
escribo versos que nunca se leerán,
odas que jamas tendrán luz
y cartas que olvidaran su remitente.
Pero de algo estoy seguro
que por mucho tiempo que pase
en mi corazón siempre habrá
un te quiero princesa.