Carta de amor a la sinceridad y humildad

Con tantos los recuerdos que hay en mi mente que agotaría el papel y seguiría habiendo cosas por decir, aunque apenas hubiese tenido tiempo de decirte lo que realmente siento, quiero que te sientes ante este papel y leas con detenimiento. Para mi esto no ha sido un camino de rosas, no es nada fácil decirte que estoy enamorado porque tras tanto tiempo intentándolo me doy cuenta de tus idas y venidas. Ha ratos me sale una sonrisa por un gesto bonito, a ratos me haces polvo despreciando cada gesto que pueda hacer por ti, en poco tiempo me vuelves loco, porque no se si entregar algo tan frágil como un corazón a alguien tan descuidada como tú. Durante mucho tiempo me he mantenido en la distancia, estando como bien se puede ver enamorado como un tonto, eres especial, creo que eso no lo pondré nunca en duda, eres única eso tampoco lo pondré en duda, pero lo que no me gusta es que me vuelvas loco.

Soy un poco mayorcito para jugar a los quinceañeros, he aprendido que los te quiero no se dicen se demuestran cada dia, con cada pequeño detalle, no hace falta ser un poeta para decir algo bonito, basta con mirar a los ojos y decirlo. No me voy a convertir en un ídolo de masas, en un cuerpo diez y mucho menos en el numero uno del ranking de millonarios, siendo honestos tengo un cuerpo del montón, soy menos famoso que el casero de espinete en Barrio Sesamo y tengo lo justo para ir tirando.

Se que lo tengo difícil y mas con alguien como tú que tendrá una cola de seguidores, pero quiero decirte que desde que te conozco se que eres especial, que me encanta, me haces reír, me encanta compartir algunos ratos a tu lado, y sentirme feliz por ello. Pienso bastante en ti, quizás porque este loco y enamorado. Así que no voy a aguantarlo mas y pido si al menos tengo esa oportunidad, ¿la tengo?.