Caminante

Versos de silencios se escriben con al sangre caída de este poeta, con el viento en este polvoriento camino que he recorrido buscando únicamente la felicidad de esa preciosa mujer que un día encandilo su memoria. Baches u mas baches en esta vereda por la que ando, solo, sin encontrar a nadie con la única compañía de mis pensamientos, con el único temor de no volverte a ver, con el único sueño de agarrar tu mano y recorrer el mundo. Las palabras brotan de mi boca, los pensamientos de mis sueños almacenados  y los silencios se rompen con cada golpe de este corazón loco que solo dice tu nombre. Camino por donde nadie camino, escucho los silencios que se abren ante mi y me recuerdan que ni en mil años de vida encontraría a nadie como tú. Sigo no hay pausa para mi, he de encontrarte porque la sangre que hoy se derrama sobre este poema fue quien escriba un nombre junto al mio mas un te quiero para siempre. 


Hoy miro al cielo desde una ventana vacia

Hoy miro al cielo desde una ventana vacía. Busco en el firmamento lo que no encuentro entre mis brazos, busco una respuesta que ni la soledad, ni el latir desvaneciente de mi corazón tienen la respuesta. Busco una mirada que me acompañe en mis sueños y deje de cumplir mi desvelo que me lleva a la locura de prosa sin sentido y versos interminables que se dibujan en un papel con cada lagrima que cae de mis ojos. Veo un lucero que cae del cielo, y pidiendo como deseo tu presencia me afano al único recuerdo que me mantiene vivo en un suelo del que despierto cada madrugada. Mis manos escriben aquellas palabras que nunca fueron dichas por mis labios, que guardaron mis silencios bajo una cárcel de amor que arde en mi pecho. Hoy intento ser el poeta que se perdía en tu mirada cada día y que hoy vive solo en mis sueños de delirio que me llevan a un mundo imaginario en el que mis brazos están llenos y mi corazón esta vació. Intento ser fuerte como el acero, pero incluso esté se convierte en liquido a altas temperaturas. Aun busco la sonrisa que se encierra en mi interior y que solo se expresa con el único recuerdo que me hace feliz tú.

Hoy miro al cielo desde una ventana vacia

Hoy miro al cielo desde una ventana vacía. Busco en el firmamento lo que no encuentro entre mis brazos, busco una respuesta que ni la soledad, ni el latir desvaneciente de mi corazón tienen la respuesta. Busco una mirada que me acompañe en mis sueños y deje de cumplir mi desvelo que me lleva a la locura de prosa sin sentido y versos interminables que se dibujan en un papel con cada lagrima que cae de mis ojos. Veo un lucero que cae del cielo, y pidiendo como deseo tu presencia me afano al único recuerdo que me mantiene vivo en un suelo del que despierto cada madrugada. Mis manos escriben aquellas palabras que nunca fueron dichas por mis labios, que guardaron mis silencios bajo una cárcel de amor que arde en mi pecho. Hoy intento ser el poeta que se perdía en tu mirada cada día y que hoy vive solo en mis sueños de delirio que me llevan a un mundo imaginario en el que mis brazos están llenos y mi corazón esta vació. Intento ser fuerte como el acero, pero incluso esté se convierte en liquido a altas temperaturas. Aun busco la sonrisa que se encierra en mi interior y que solo se expresa con el único recuerdo que me hace feliz tú.