el secreto mejor guardado

Nunca he conseguido ser el poeta que esta musa merece, nunca el Cirano que pueda mirar a los ojos a esta princesa y decir te quiero. Callado, en la oscuridad de la soledad recito aquellas palabras que tan solo tú, mi dulce ángel, deben saber. Mis lagrimas caen derramándose en el suelo dibujando la cara mas bonita que jamas he podido encontrar, sueño con que algún día tenga la fuerza y el coraje de ver esos dos luceros y no callar una sola de estas palabras. 

¿Sabes por que te quiero? porque tu presencia me da paz, tranquilidad, porque encuentro las respuestas a muchas preguntas que no la tienen, porque mi vida la puedo ver a través de tus ojos, sin moverme de tu lado. Muchas razones por las que mantenerte en mi mente, en mi corazón y ser ese secreto que jamas podre contar 


Te quiero

Ya no hay camino por el que seguir, vereda por la que andar, ni piedra con la que caer. Las flores se marchitaron, las lágrimas se secaron y la tinta de los poemas se cae buscando un lugar mejor. El eco de mis palabras deja un silencio calmado por los suspiros de un llanto desconsolado, que busca una explicación lógica a algo que jamas lo tuvo. Los sueños siguen en mi mente, dando los mas largos desvelos como lobo en luna llena. Me refugio en los recuerdos que aun navegan en mi mente, que intento borrar pero que aun siguen. Cayo mis palabras para no decirle que te marchaste, que no volverás y que esta soledad sera la única que me acompaña
Letras que se cubren de lágrimas en esta noche que no termina, en esta que el sueño ha sido roto por la locura, desesperación y tristeza. Los recuerdos nublan mi vida porque tu ya no estas. El sentimiento calla mis palabras haciendo que el sol sea mas oscuro que de costumbre porque el único amanecer que reconozco es el de tus ojos. Porque aunque te hayas ido sigo pensando en ti, soñando cada noche contigo porque por mucho tiempo que pase yo jamas te olvidare. La distancia no hace que te olvide, porque ni aunque estés en el rincón mas remoto del universo siempre habrá un corazón que late en mi interior.



Sabes

Sabes porque te quiero, no es porque sea guapa, porque seas una chica de diez, ni nada de eso, te quiero porque al mirarte a los ojos encuentro algo que nunca he encontrado, que mi corazón arde en deseos cuando tu no estas cerca de mi, que mi locura abunda en cada sueño en cada pensamiento. Sabes muchos son los días pero mas aun las razones por la que eres especial, podría escribir una lista y aun así no las pondría todas, podría darle una a cada estrella y me quedaría sin cielo para enumerarlas. Sabes son muchos los días en los que te pienso, muchas las noches en las que te extraño y muchos los sueños en los que te imagino a mi lado.


La verdad no creo que tanto tiempo estando enamorado de ti sea un error, mi vida se basa en eso, en el amor que te tengo, en que todo lo que haga sea por hacerte sonreír, sentirte cerca de mi y enamorarte cada día un poco. No soy caballero, simplemente un humilde servidor que al ver una mujer como tu perdió su cordura y se enamoro. 

Un castillo

Un castillo se observa a lo lejos, un camino largo a mi espalda, mis manos lloran sangre pero mis ojos inundan felicidad. Desde la lejanía puedo ver tu rostro y mi imaginación comienza a recordar los sueños que anoche me desvelaba. La oscuridad de la noche cae sobre mi y me guió por los dos únicos luceros que encuentro en mi cielo. La luna ha menguado para poder imitar tu profunda sonrisa que ilumina mi camino. Los kilómetros se hacen metros, los metros milímetros y las horas que son segundos para abrazarte. Las palabras que escribí  ya no las encuentro porque un silencio se apodera de mis labios, pero si no puedes encontrar mis palabras mira en mis ojos y veras el amor de mi corazón. 

Un castillo

Un castillo se observa a lo lejos, un camino largo a mi espalda, mis manos lloran sangre pero mis ojos inundan felicidad. Desde la lejanía puedo ver tu rostro y mi imaginación comienza a recordar los sueños que anoche me desvelaba. La oscuridad de la noche cae sobre mi y me guió por los dos únicos luceros que encuentro en mi cielo. La luna ha menguado para poder imitar tu profunda sonrisa que ilumina mi camino. Los kilómetros se hacen metros, los metros milímetros y las horas que son segundos para abrazarte. Las palabras que escribí  ya no las encuentro porque un silencio se apodera de mis labios, pero si no puedes encontrar mis palabras mira en mis ojos y veras el amor de mi corazón.