Un día mas la esperanza se desvanece con cada rayo de sol que llega a mi un día mas mi vida cae rendida ante la desesperación de momentos que no llegan de sueños que no se cumplen y de leyendas que solo quedan escritas. Olvidarte ya no es una opción porque mi vida va en ellos si olvido aquello que me mantiene vivo no me queda nada. Sonrió porque mis lágrimas se han secado vivo atado a la locura de un mundo que me mantiene en la sombra que da golpe tras golpe en un camino que jamas andare. Seguiré pidiendo clemencia a esta mundo injusto que me separa de quien quiero y me ata a quienes quieren mi vida. Lucho incansablemente por un futuro en el que tus ojos sean el reflejo de mi vida tus palabras el susurro del viento y loa te quiero en rosario de una oración que no termina. Seguiré fiel a mi corazón destrozando mi alma con los escollos de un camino que me hace caer cada día. Te quiero y eso no lo cambio por la vida mas plena el sueño mas hermoso ni siquiera por la eternidad de una locura que no este tu presencia.

angel o demonio

¿Quien fuera silencio para callar mi alma echa pedazos, quien fuera sol para iluminar los bellos campos de mi poca inspiacion, quien fuera aire para llevar de nuevo las palabras hacia tus oído? Hoy no soy mas que el dulce recuerdo de una canción de cuna, el bello momento en que callo mis palabras para escuchar las tuyas, el poeta que duerme bajo la sombra de un árbol esperando que la dulce luna caiga en sus hojas en forma de versos. No soy poeta, ni siquiera caballero solo un dulce soñador que una mañana conoció a la amapola que hoy conquista su trigal, roja como el infierno pero bella como el cielo. So se si es ángel por lo hermoso de sus ojos o diablo por lo que manda en su dulzura, pero cada silencio que escucha mi alma es un gozo inesperado de la princesa de un reino que castiga con indiferencia a este dragón que duerme en mis adentros.

angel o demonio

¿Quien fuera silencio para callar mi alma echa pedazos, quien fuera sol para iluminar los bellos campos de mi poca inspiacion, quien fuera aire para llevar de nuevo las palabras hacia tus oído? Hoy no soy mas que el dulce recuerdo de una canción de cuna, el bello momento en que callo mis palabras para escuchar las tuyas, el poeta que duerme bajo la sombra de un árbol esperando que la dulce luna caiga en sus hojas en forma de versos. No soy poeta, ni siquiera caballero solo un dulce soñador que una mañana conoció a la amapola que hoy conquista su trigal, roja como el infierno pero bella como el cielo. So se si es ángel por lo hermoso de sus ojos o diablo por lo que manda en su dulzura, pero cada silencio que escucha mi alma es un gozo inesperado de la princesa de un reino que castiga con indiferencia a este dragón que duerme en mis adentros.