angel o demonio

¿Quien fuera silencio para callar mi alma echa pedazos, quien fuera sol para iluminar los bellos campos de mi poca inspiacion, quien fuera aire para llevar de nuevo las palabras hacia tus oído? Hoy no soy mas que el dulce recuerdo de una canción de cuna, el bello momento en que callo mis palabras para escuchar las tuyas, el poeta que duerme bajo la sombra de un árbol esperando que la dulce luna caiga en sus hojas en forma de versos. No soy poeta, ni siquiera caballero solo un dulce soñador que una mañana conoció a la amapola que hoy conquista su trigal, roja como el infierno pero bella como el cielo. So se si es ángel por lo hermoso de sus ojos o diablo por lo que manda en su dulzura, pero cada silencio que escucha mi alma es un gozo inesperado de la princesa de un reino que castiga con indiferencia a este dragón que duerme en mis adentros.