Un segundo dia

La rutina nunca volvió a ser igual, paso el primer día y desperté en el segundo, una noche soñando con alguien que había conocido el día anterior y de la cual apenas conocía mas que su nombre. Es de locos, esto no puede haberme pasado a mi, es lo que pensé en el primer momento, sera cosa del día, esperemos que hoy cambie. Sin embargo eso paso, que cambio, ella volvía a estar en el mismo sitio del día anterior, pero esta vez ella saludaba llamándome por mi nombre. Mi sorpresa creció, sabia como me llamaba y encima me ha saludado. Yo seguía alucinando mientras ella seguía hablándome y yo contestando como un niño de tres año tras hacer una trastada, con pequeños vocablos y sin que me delatara. 

Así una segunda tarde en la que nos mirábamos, ella a mi y yo a ella. Que me pasa, me gustara esa chica, pero si apenas la conozco, no hace mas de veinticuatro horas que la conozco y me va a gustar, no creo. Y la pregunta mas importante, por que me mirara ella, si soy un tío normal de esos del montón de la parte de abajo. Preguntas que aun me sigo preguntando, porque pusiste tu mirada en mi  y por que a un día de conocerte se grabo tu nombre y tu imagen dentro de mi.