Por ti, cualquier cosa

No hay camino que me separe, ni kilometro que haya recorrido buscando los te quiero a la mujer que jamas olvido. Fueron tus ojos o quizás tu ombligo lo que sedujo a este loco y lo llevó a lo perdido. Comienzan los te quiero, le siguen los no te olvido que suenan en mi cabeza mientras escribo y escribo. No quiero ser tu amigo mas bien tu marido porque aunque a cien millas que me halle siempre estuviste conmigo. No me arrepiento de nada y mucho menos de haberte conocido, conozco tus letras en lo poco que hemos vivido. Apenas son dos años de haberte conocido, cruzaste mi camino dando esperanzas a lo vivido. Te quiero como a nadie y por ti es que vivo, eres mi esperanza como nunca nadie ha sido. Se terminan mis letras porque llega este frío que entume mis manos y me lleva contigo. Jamas te digo adiós tan sólo no me despido de mi alma gemela a quien quiero conmigo


Enamorado como siempre

Con lágrimas en los ojos, el corazón ya cansado recorrió este camino que ya no se donde me lleve. Se acabaron los sueños, también los versos con los que llenaba no tiempo mientras me quedaba dormido. Solo me quedan los recuerdos de lo que pudo haber sido en esta tarde que comienza y que jamas caerá en el olvido. No he querido asi a nadie mas que a ti mi dulce amiga de la que me enamore con locura y por ella loco he sido. No supe decir te quiero cuando cerca te he tenido ahora que esta a cien leguas es ya tiempo perdido. Seguí tu camino y ahora me hayo perdido porque solo veo tus huellas por donde habías ido. Ya es tarde pero no me rindo sigo en mis trece de jamas irme al olvido. Se despide el poeta, ha muerto el amigo nace tu novio quien será tu marido