Se despide quien no te olvida

Querida amiga,
Quizas cuando llegue esta carta a tus manos ya no te acuerdes de mi, quizas tengas una nueva vida, alguien mas en quien pensar, alguien que te haga sonreir como no he sido capaz yo. Pero me alegro si es asi, porque te mereces todo lo bueno que te pase, te mereces el cielo y que alguien te lo pueda dar.  Me marcho para siempre, aqui ya nada me ata, nada me mantiene en este lugar, de momento no se donde ire, pero espero que alli un dia se sequen las lagrimas que recorren ahora mis mejillas y de nuevo pueda sonreir. Me llevo los mejores recuerdos de algo que fue hermoso, de algo que yo considero como un sueño. Te he querido y amado como nunca y no me arrepiento de ello. Quizas no lo he dicho pero has sido durante mucho tiempo el pilar que sostenia mi sonrisa.
Nunca fui capaz de decirte lo que sentia, e incluso ahora que me marcho me sigo sin atrever. Me voy por la puerta de atras, sin levantar mucho revuelo como siempre he querido, me despido de lo unico importante que ha habido en mi vida. Adios, espero que algun dia volvamos a vernos y coincidan nuestros caminos, si no me reconoces, sere el que le brillan los ojos con tu mirada.
Se despide, quien jamas te olvida
 

Adios

De que me sirve vivir si lo que mas me ha importado en mi vida no lo tengo, de que coño me sirve seguir adelante si lo único que he querido siempre se encuentra a muchos kilómetros de mi. Para que seguir en un mundo en el que tu sonrisa no sea quien ilumine mi camino, para que seguir en este mundo en el que los sueños se destrozan a base de lagrimas, para que seguir en esta vida marcada de silencios y locuras que no me llevan a ninguna parte. Me da todo igual, ya no hay por que luchas o porque seguir, ya no hay una razón por la que despertar cada mañana y seguir en una lucha que me ha derrotado. No hay camino que guíen mis pasos, no hay razón por la que decir lo siento, te quiero o simplemente una simple sonrisa. Todo ha acabado sin que yo supiera, todo se ha esfumado como el aire que respiro, todo se ha ido como las lagrimas que ha recorrido mis mejillas y huyen buscando el consuelo de nadie. 


El olvido

Me despido de ti, de esa persona por la que he querido y amado durante mucho tiempo, de esa persona que ha sido la razón de mi vida durante estos cientos de días, pero que ya debo olvidar. No reprocho nada, es mas debo de dar las gracias por lo vivido, por enseñarme que la vida merece la pena, por hacerme creer que una sonrisa vale mucho mas que todos los tesoros que haya en el mundo. Pero ya no puedo seguir así, no puedo vivir de ese recuerdo que me ata a un pasado que no regresa, de un sueño que cada vez esta mas lejano de un amor que es mas un cuento que la realidad. Ya no puedo seguir mirando a la luna y comparando con tu cara, mirar al cielo y decir que ninguna estrella puede brillar como lo han hecho tus ojos durante tanto tiempo, ya no puedo seguir enamorado de quien un día se marcho y de momento no ha regresado. Sera difícil este camino, sera difícil seguir la senda del olvido, seguir por por donde el olvido me lleve a un sin razón, pero debo de hacerlo, aunque sin ti me cueste seguir.

Ultimo adios

Sigo dudando si el tiempo se ha parado o de verdad sigue corriendo, si estas lagrimas que hoy recorren mis mejillas son solo el fruto del pasado o de los recuerdos que no se han borrado, Me pregunto si cada día es un nuevo tachón en este calendario del que la rutina de la soledad y los malos días se hacen eco en cada momento de mi vida. Despertar y volver a darme cuenta que te has ido, despertar y seguir por el camino que no he marcado, despertar y seguir atado a un sentimiento que no termina mas que con el silencio de un amor que ha fallado. Solo los bonitos momentos se hacen recuerdos, solos los instantes en los que me sentí querido me hacen hombre, los sueños que siempre tuve y que ahora son solo eso recuerdos.
Que debo hacer, mi pregunta de cada madrugada, mi pregunta sin respuesta desde que tu ausencia pone el eco a mis palabras, donde mis poemas pierden su tinta y la locura hace su presencia en una noche cerrada que solo puedo decir un nombre. Seguiré adelante, porque el tiempo se detuvo en aquella tarde en la que me decías adiós sin saber yo que seria la ultima.

Un bonito sueño

Si alguna vez tuve un sueño es poder estar a tu lado y si de algo me arrepiento es que no poder haberlo hecho. Nunca he tenido buena suerte, quizás porque no la busque o simplemente porque en mi camino se cruzo lo que no debía. Quiero que sepas que te quiero, te he querido y seguramente te siga queriendo, pero no es suficiente, se que me limitan muchas cosas, se que en este mundo no solo vale con querer algo, sino tener la posibilidad de hacerlo. Sin embargo aunque ahora me duela cada instante que no pueda estar contigo se que por un momento me hiciste feliz, que me regalaste tantos buenos momentos que ahora son recuerdo. La verdad es que hoy me rindo, siento decirlo con las lagrimas en los ojos pero no puedo seguir amándote tan lejos, no puedo seguir siendo un esclavo de un sentimiento que me ahoga cada noche. Digo adiós, que al menos sea un bonito recuerdo con el que despertar alguna mañana, que al oír mi nombre se ilumine una sonrisa como lo hacia la mía cada vez que escuchaba el tuyo. 


Ultimo adios

Sigo dudando si el tiempo se ha parado o de verdad sigue corriendo, si estas lagrimas que hoy recorren mis mejillas son solo el fruto del pasado o de los recuerdos que no se han borrado, Me pregunto si cada día es un nuevo tachón en este calendario del que la rutina de la soledad y los malos días se hacen eco en cada momento de mi vida. Despertar y volver a darme cuenta que te has ido, despertar y seguir por el camino que no he marcado, despertar y seguir atado a un sentimiento que no termina mas que con el silencio de un amor que ha fallado. Solo los bonitos momentos se hacen recuerdos, solos los instantes en los que me sentí querido me hacen hombre, los sueños que siempre tuve y que ahora son solo eso recuerdos.

Que debo hacer, mi pregunta de cada madrugada, mi pregunta sin respuesta desde que tu ausencia pone el eco a mis palabras, donde mis poemas pierden su tinta y la locura hace su presencia en una noche cerrada que solo puedo decir un nombre. Seguiré adelante, porque el tiempo se detuvo en aquella tarde en la que me decías adiós sin saber yo que seria la ultima.

Un triste adios.

Caen dos lagrimas por mis mejillas, dos recuerdos que se desplazan de mi mente a ese suelo del que nunca saldrán, dos razones por las que te he querido y por las que nunca pensé en volverte a olvidar. Ya no habrá mas te quiero, mas sonrisas escondidas, ahora tan solo la tristeza se hará eco en las pocas palabras que me quedan. Murió el poeta, sus versos son el eco en el tiempo, un suspiro de una margarita que se marchita en el sofocante calor de un verano que no llega. Se perdió el caballero, de andar por esas sendas buscando lo que un día creyó que era su sueño y hoy son su pesadilla. 

Solo me quedan los buenos recuerdos esos momentos que un dia gravaste en mi mente y que hoy me hacen llorar. Se fue esa vida soñada, se fue esa picara sonrisa pensando que al atravesar esa esquina te volvería a ver. Adiós mi vida, espero que encuentres ese camino por el que andar, yo me sentare en esta piedra a ver pasar el tiempo y que esa arena que cae en mi reloj entierre cada recuerdo. 


Despedida

Apenas encuentro consuelo para esta marcha tan repentina, apenas he podido despedirme de esos sueños que nos unían, apenas puedo convencer a mi corazón que te has marchado para quizás ya no volver. Se acabaron esas noches mirando a las estrellas, pensando en un futuro incierto, pero siempre perfecto. Se acabaron esas tardes de charla ininterrumpida, de esas en las que sin decirnos nada, lo decíamos todo. Se acabo todo aquello por lo que he luchado. por lo que he caído tantas veces y nunca me he rendido. Hoy entrego la bandera blanca, hoy muere el poeta, el mendigo de este amor prohibido y el príncipe que solo esta en este cuento. Caigo derrotado, sin mas que hacer que decir lo siento, hice lo que pudo y nunca fue suficiente, ojala encuentres a alguien que de verdad te merece. No digo adiós, tan solo un largo hasta luego, con el que me marcho de este planeta que una vez me hizo soñar. 


Adios princesa.

Hoy no hay sangre en mis venas, con ella escribí esta carta en la que me despido, en la que me doy por vencido. El tiempo ha ganado, ha perdido el corazón y ganado la razón, los sueños se hicieron pedazos al igual que mi sonrisa. Soy un espectro de lo que fui, un muerto en vida que vive sin la única razón que lo hizo latir, que lo hizo ser quien fue y la razón por la que estoy. Muchos son los días echándote de menos, tantos que el cansancio y el tiempo han podido conmigo, muchos los pensamientos que se quedan por el camino, los sueños que no cumpliré, las sonrisas que no tendré. Quizás no las merezca, quizás no sea el hombre para ti, quizás no siquiera sea el que pueda hacerte feliz, ojala y lo encuentres, este caballero bajo de su caballo y cayo en la arena del camino que no lleva a ninguna parte. 

Me despido, el tiempo ha ganado a mis sueños, fue un duro competidor, ahora debe ser mi aliado en este olvido que hoy comienza, en este camino en el que no hay mas que pasos que se hunden, escoyos en el camino y baches que debo tapar. Sera el quien de el olvido a una vida, a un sentido a un sueño que comenzó y que nunca debió terminar. Adiós princesa 


Despedida de amor

Los amaneceres ya no son amaneceres, porque ya no hay sol que entre por mis ojos, todo es ocaso para mi. De espaladas a este rió de lagrimas deshojo esta margarita esperando una simple explicación del porque te has ido, en que he fallado o cual ha sido el error que cometí. Ya no hay poeta que escriba versos, la musa se marcho, el silencios acompaña mis días. Las horas siguen pasando, lo se porque mi reloj sigue marcando, mientras yo sigo estancado en aquel banco donde nos despedimos la ultima vez, donde nos dijimos hasta pronto y que hoy se convirtió en un hasta nunca. 

La soledad es mi compañera, camina por esta senda marcada de tragos amargos y recuerdos que ya no tengo, herido de muerte en este corazón loco espero con ansia ese día en el que vuelva amanecer. La esperanza ya también se marcho, las lagrimas han secado las cuencas de mis ojos que solo saben pensar en ese recuerdo que eres tú. Sentado en este banco espero al que sera mi nuevo gran amigo, el señor olvido que espero que me ayude en este larga etapa de soledad, tristeza y tragos amargos.