Romancero prohivido

Que son los versos que empañan mis ojos
que al ver la luz de tu mirada
el sol ciega mi alma
y enciende las palabras de un silencio roto.
Que son los latidos de un alma 
que nace de un te quiero
y se mocea en los mas dulces te quiero
de unos ojos que no se olvida.
Que sera ese veneno que llaman amor
que ciega nuestras corneas
y terminan con nuestros sueños
envenenando con el elixir de los recuerdos.
Que sera de aquellos recuerdos que no existen
que son la fuente de este amor prohibido
que son el nectar de cada te quiero
y la locura de lo prohivido.
 

te amo

He soñado tantas veces con decirte estas palabras, que ahora no se por donde empezar. Apenas te conozco, solo se algunos de tus gustos, tu nombre, cuando naciste y donde vives. Pocos datos para decir esto, pero también se que pasar unos minutos contigo me alegra el día, escucharte hablar me pone contento, da igual lo que me cuentes, se que me pone contento. No se si sera buen momento, malo, pero ya no aguanto mas, me enamorado de ti. Me gustas, así lo siento y así te lo digo, me gusta oírte reír, me gusta cuando dedicas unos minutos a hablar conmigo, a ver que tal me va o contarme como te va a ti, me gusta cuando te enfadas y al momento ya esbozas una sonrisa. Me gusta oírte cantar, aunque lo hagas de pena, me gusta. Me gustan tantas cosas de ti que podría pasar horas mencionándolas. Pero no estoy aquí para ello, estoy aquí porque quiero que sepas que desde el día en que te cruzaste en este camino supe que serias especial, que merecería la pena conocerte. 


Recuerdos

No se cuanto tiempo ha pasado, si meses, años, días o solo horas, porque para mi el tiempo sigue detenido en aquella tarde en la que sentada en un banco conversabas con dos desconocidos. Sin embargo, muchas son las razones por las que recordar, muchos los momentos que he compartido, muchas las sonrisas que nos hemos echado, muchas las lagrimas que estas mejillas han visto recorrer, muchos los holas y adios que nos hemos dedicado. Eso es lo que importa, yo me que quedado con esos y cada uno de los momentos, con cada pequeño instante en el que me he sentido feliz, ratos amargos en el que la soledad y la tristeza hacían hueco en mi. 

Muchas son ya las letras que definen, muchos los versos que he escrito y otros tantos que aun rondan por mi cabeza, algunas te diré, otras callare como he echo durante tantos momentos. Esta es mi gran cuenta, de buenos y malos momentos, de alegrias y lagrimas, de deseos y sueños que se cumplen.