Sentimientos atados

En la noche mas oscura mis pensamientos queman mi alma, en la noche mas osucura lo unico que puede alumbrar mi alma es tu mirada, en la noche mas oscura lo unico que se escucha es el murmullo del arroyo que lleva las lagrimas de un poeta sin consuelo. Los versos nada mas que los conoce la mirada que desafia las estrellas, su musa una mujer de pelo azabache, ojos marrones y sonrisa eterna, su miedo la mirada de la persona que mas ama. El silencio es lo que ha quedado en en el pensamiento de un hombre enamorado que lo unico que queria es hacer sonreir a la dama que mas ama. Sus versos se escapan de la mente que llena de imagenes y recuerdos que solo le sirven para atormentar a un alma herida que no llega al olvido. Los te quiero se quedan en el camino del olvido, las palabras en el silencio de la noche que lo envuelve y sus pensamientos en un sueño eterno del que ni puede ni quiere despertar. 
 

Aceptas

Amor, no soy el mejor pretendiente para un angel como tu, soy tan solo un joven que se ha enamorado de una mujer y al que le cuesta decirle te quiero a los ojos. Puedo recordar cada instante que he compartido contigo, cada sueño que irrumpe mis noches, cada locura que se ha pasado por mi cabeza pero no puedo decir a la mujer que amo que la quiero, que pierdo los vientos por ella, que cada dia que pasa es una condena. Pero el echarte de menos hace que saque valor, que pueda decirte que te quiero, que desde la tarde en que conoci te quiero, que no ha habido momento de mi vida en el que desee tanto estar a tu lado. Te amo locamente, lo he hecho siempre y lo hare hasta que muera, porque de mi vida siempre eres lo mejor que me ha pasado y por eso quiero compartir el resto de ella contigo. 
 

Dias de enamorados

Si piensas que estoy loco es que aun no me conoces, si por decir mil veces te quiero estoy loco, lo estoy, si por enamorarme de la mujer mas bella que he conocido y jamas rendirme estoy loco, lo soy, pero si por intentar olvidar aquellos que es mi vida es estar loco, simplemente soy un loco. Jamas se puede olvidar a quien en un momento te dio mas vida que en todo el tiempo, jamas se puede dejar de querer a quien con una mirada decía mas que con todo un libro, jamas podre dejar de quererte porque has sido siempre muy especial para mi. No se si te merezca, si quieras un príncipe o algo así, yo jamas lo he sido y lo seré, soy del montón, de esos que cuando me señalan no saben quien soy, pero se que soy el que mas te quiere, el que el enamorarse de ti me hizo mejor persona. No te daré ni un barco, ni viajes largos pero si buenos momentos, que siempre estaré cuando me necesites y que por muy grande que sea la roca que cae en nuestro camino yo podre apartarla.  


Sentimientos encontrados

Hoy las lagrimas se derraman sobre el papel, hoy tras este largo periodo mis ojos te volvieron a ver, hoy volviste a romper lo que mil tardes tarde en recomponer. Por un instante volví a sentir felicidad, por un instante volví a soñar despierto, por un instante ese ángel del que me enamore hizo que este pobre hombre volviera a sentir. Volví a cruzar tu mirada, esos ojos castaños se clavaron en mi como mil lanzas ardientes llenando a lo mas hondo, tu voz se gravo en mi mente como el nombre del poeta caído en la fría piedra de su tumba. Ay señor que complicado es esto del amor, la alejaste de mi camino y de menos la he echado, la cruzas en el mio y este alma en pena llora de nuevo por un amor que nunca vio la cuna de su nacimiento. Que he de hacer, la quiero mas que a mi vida, la quiero desde el momento en el que levante la vista para ver su dulce imagen allí sentada, la quiero desde que su nombre salieron esa cuatro letras que componen su nombre. 

Ay señor que difícil es amar sin ser amado, en la lejanía y en la cercanía, en los momentos en los que ella no se da cuenta y yo le sigo sus pasos, en el momento que caigo desesperado en este camino que tantas veces he andado y que aun no consigo olvidar. Sera ella, no lo se, pero desde que mis ojos se posaron en su cara de ángel he soñado cada noche, he pensado cada mañana y he rogado al cielo que me ayuda. Porque tan difícil, si yo la quiero mas que nadie. Olvidar, ese es el remedio, no podre, porque no puedo olvidar lo que me dio la vida, el sol que hace que este árbol mustio siga teniendo hojas verdes, el sol que aunque queme todas sus flores, estará cada primavera esperando que ella lo deje florecer. 

carta de amor

Buenos días princesa;

Para muchos es un día mas, un día igual que otro, para mi no, para mi es una nueva oportunidad de sonreír, una nueva oportunidad de ser feliz al lado de la mujer que amo y he amado. Agradezco al cielo, a ese ser celestial, al destino que aquella tarde te conociera, que me diera esa oportunidad de tener a esa mujer cerca de mi a alguien que cuando miras a los ojos te enamora cada vez mas a esa persona que con su mirada amanece tu día. Gracias.

Doy gracias porque eres especial en todos los sentidos, tienes un corazón tan enorme como la catedral de santiago, siempre piensas en los demás, intentando ayudar. Eres dulce, algunas veces picante, pero en el fondo siempre eres dulce, al menos conmigo. En tu mirada se ve tu sinceridad, siempre con la verdad por delante, le pese a quien le pese, tu siempre diciendo lo que piensas y eso me gusta.

Agradezco cada día que me has dado, cada sueño que me has hecho cumplir, cada motivo que me has dado para seguir adelante y decir me como el mundo, quizás por todo esto te quiero y no te cambiaría por nada ni nadie. 



Pequeña carta de amor

Querida princesa;

Buenos días mi amor, un día mas me pongo ante este ordenador para desearte buen día, apenas ha amanecido aquí y ya estoy pensando en ti. ¿Que tal van tus días por allá, has descansado bien, que tal amaneció?. Tengo tantas preguntas que no se cual hacerte. Por aquí se te echa mucho de menos, los días se me hacen muy largo y las noches aun mas, al menos se que estas bien o eso creo. 

Ayer estuve en el lugar donde nos conocimos por primera vez, aquel banco me trae infinidad de recuerdos, demasiados diría yo. Por un momento incluso me pareció verte allí sentada de nuevo esperando y yo sentado a tu lado. Solo quería que supieras que te quiero, que te apoyo en todo aquello que inicies, que siempre estaré ahí, en lo bueno y en lo malo. 

También quería decirte que cuando vienes, cuando volverás por aquí, tengo muchas ganas de verte. Me despido con un fuerte abrazo y un besazo enorme para mi vida. 


Anclado en tu recuerdo

Vuelve a caer la tarde, como vuelve la soledad a su lugar, vuelven los peces a sus ríos, vuelve todo menos tú. Aquí en el ultimo adiós, aquí en ese lugar donde vi por ultima vez tus ojos te espero como clavado a la tierra, como escrito en un folio, espero tu vuelta. Pasan los días, pero no me muevo, pasan las horas y yo te sigo echando de menos, no se cual es el motivo de tu partida, pero me gustaría ser el motivo por el que vuelvas. Fue un adiós en el que ni te despediste, tan solo recuerdo una mano diciendo adiós, como esperar que ese hasta luego se convirtiera en el inicio de la cuenta que aun no termina. 

He perdido las lagrimas, las fuerzas  la ilusión, pero no pierdo la fe ni la esperanza de que mis ojos vuelvan a verte otra vez. Pasaran mil días, mil años y no me moveré de este lugar, porque la esperanza de estar a tu lado me mantiene vivo. No cambiare ni uno de mis recuerdos, ni una sola letra de tu nombre porque en fin yo siempre te quiero, siempre lo hice y siempre lo haré. No podría borrar ni una de tus sonrisas grabadas en mi mente, ni una sola palabra que salieron de esos labios porque ardería en este infierno en el que tu ausencia me ha condenado. Volverás, al menos eso espero y yo estaré aqui para volverte a decir, te quiero princesa. 


Sentimientos perdidos

Escribo los sentimientos que muchas tardes he callado, que mucho tiempo he omitido, rompo el silencio que amarran mis labios a un amor que nació una tarde de octubre y que permanece intocable. Grito los te quiero que no te dije, busco los abrazos y besos que no te di, las miradas que oculte tras el miedo impasable del tiempo perdido. Busco de nuevo escuchar tu voz, gritar al viento eres mi princesa, la mujer que amo que siempre ame y que quiero por encima de lo divino. Hoy las palabras son los clavos de mi ataúd, lo que me entierra en vida, porque a tiempo pasado, tiempo perdido, la paloma ha volado y jamas volverá a su nido. Soy caminante por este camino, por esa vereda que una vez andaste pero que nunca volverá. Ahora me quedan los sentimientos, aquellos que no te dije, aquellos que no perdí, aquellos que siempre quise decir y nunca dije. Ahora intento volar tras ella, en un intento fallido de un amor que apago la llama o que quizás nunca se encendió. 


Vida eterna

Versos y mas versos prenden esta tarde junto a este rió, la sangre de mis venas la tinta, mi alma como sabana sera el papel y mi musa esa dulce mujer que dios me vino a poner. Piropos y palabras dulces en esta lista que no termina a esa mujer que amo y que siempre se admira, dulce como el azúcar, salada como la mar, el reflejo de sus ojos es lo que mas se puede amar. Sueños que se cumplen tan solo en tu presencia, de este alma que despierta frente a la tuya dormida. Cierro mis ojos y ya estas en mis pensamientos, besando tus labios abrazando mi vida. Se juntan los te quiero con los te amo y se acaban las palabras que dedico a mi vida, que dedico a mi alma. Te quiero mas que a mi vida, te quiero mas que a mi alma y una sonrisa tuya vale mi vida eterna. 


Ay señor

Ay señor he llorado tantos mares que hasta mis lagrimas secaron las cuencas de mis ojos, he ahogado tantos recuerdos que ni mi nombre ya recuerdos, he perdido la sonrisa por esa vereda que unos llaman amor y otros locura. Ay señor pusiste esa dulce mujer en mi camino y como ciego la seguí, anhelando sueños en los que su presencia es la felicidad eterna, en el que su palabra es mi norma y en los que una de sus lagrimas son las puñaladas que matan a este alma que hoy la llora desconsoladamente. Porque señor, apareció esa dulce mujer, porque mi corazón se baña en su recuerdo, porque no puedo eliminarla de mi cabeza, dejar mis sueños tranquilo, porque señor, que hice mal. La he querido con locura, me he desvivido días y noches porque una sonrisa brille en su cara, por ser el reflejo de su mirada. Ahora marcho lejos y quedo recuerdos e palabras y momentos en los que el tiempo se detuvo, en los que cieguito de amor la seguí y ahora ando perdido. Que fue señor, de ese mar de sueños que hoy se derrumban, que ciegan todo lo que he amado, lo que he soñado y vivido. Rezo a ese alma del cielo para que borre de esta memoria que llora desconsolada la perdida de quien un día amo.