mujer dulce mujer

En el silencio de la tarde mas hermosa nace el corazón rebelde, ese que sin querer dice piropos al alba con la única escusa de que en el se encuentran los te quiero mas insospechados, los versos mas profundos, los te quiero que nunca se han dicho y que siguen en el limbo de un alma herida. Cada minuto que pasa en esta tarde es un segundo que se pierde en la locura de un hombre enamorado, en los te quiero de un quiero y no puedo, en el sentimiento eterno de un poeta que llora desconsolado por esa mujer que se marcho y que ya jamas volvió. Las palabras se hacen eco de algo que ha perdido, de algo que ya no volverá, de algo que aunque quiera no llegara a ser mas que recuerdos en una tarde.