La muerte del poeta

Hoy la tragedia y la tristeza son los sentimientos que me acompañan, la soledad de una vida sin amor, las lagrimas de este pozo sin fondo en el que mi vida se ha detenido ante la ausencia de esa dulce mujer. Enamorado como un loco, sentimientos que arden en lo mas profundo de mi alma, locuras que ya cometeré, porque ese lucero que guiaba mi vida, se transformo en estrella fugaz y se marcho. Lloro como un niño lo que calle como hombre, ardo en el frió de este invierno en el que me veo metido por una cobardía en la que un te quiero o un te amo tienen la culpa. La sonrisa ya se escondió, como el sol en el ocaso del día, solo espero mi muerte, como lo hacen mis versos en cada soneto sin musa. Se fue la inspiración, las hadas que guiaban mis manos en cada letras, en cada carta, en cada sentimiento que este corazón creaba y luego plasmaba. Adiós mundo, adiós mi amor, aquí se queda este poeta que ayer mismo murió.