Carta de amor

El silencio se ha roto, ya no aguanto mas, no puedo callar mas mis palabras, mis miradas furtivas, mis sueños que no se cumplen. Lo siento pero estoy enamorado de ti, si yo, ese que apenas puede hablar contigo, ese que con mirada tímida responde tus preguntas, ese que desde aquella tarde en la que conoció tu nombre lo lleva grabado junto a la palabra felicidad eterna. Se me hace cuesta arriba pensar en estar tan cerca y permanecer callado, seguir saludando a diario y no decir te quiero, no se que hacer, porque cuando te veo me siento feliz, cuando te escucho me siento renacer y cuando te sueño despierto con una sonrisa que me ayuda a afrontar el día.

Han pasado muchos días desde que te conocí, tantos que hasta la cuenta he perdido, sin embargo recuerdo tu sonrisa, tu nombre, tu voz, cada una de esas palabras que han salido de tu boca. Eres ese recuerdo imborrable que me hace mejor persona, mas feliz y que merece la pena. Quizás por eso me enamore de ti, te quiero y compartiría mi vida una y mil veces sin dudarlo. 


Pasan las horas

Pasan las horas, los días y los meses y no consigo olvidarte, sigues aquí en mi cabeza, dando vueltas sin parar, volviéndome loco. El aire me sigue oliendo a ti, ese aroma que es inconfundible, cada esquina la cruzo con la esperanza de volverte a ver, de volverte a tener frente a mis ojos, pero se desvanecen con cada paso que doy. Los días son mas cortos, las horas las divido en las que te pienso, en las que te echo de menos y en las que sueño contigo. Así un día tras otro, se destrizan los calendarios, caen las hojas y yo sigo recordándote. Pienso que los kilómetros te alejan de mi, que el estar lejos me ayudara, pero sin embargo esto solo sirve para darme cuenta que aun te quiero mas. 

La soledad y la tristeza viajan de la mano de esta vida en la que el amor un día toco, pero que hoy se marchita. La calle es mi gran enemigo, porque cada luz, cada paso por ellas es un recuerdo que navega en mi mente, me refugio en los pensamientos, en el trabajo, en la vida cotidiana, sin embargo todo me sigue recordando a ti.