Poema I: dulce condena

Ángeles que caen del cielo
sonrisas que nunca se borran
en este corazón ardiente
que hoy por ti llora.
Dejado de la mano de Dios
en esta cruel condena
que lo baja a los infierno
sumido en una cruel pena.
Corazón sin latido
es quien lo lleva
de un lado para otro
sufriendo este amor que no llega.
Te quise mas que a mi vida
fuiste mi mayor condena
que comienza en el cielo
y al infierno me lleva.
Ángel de mi corazón
siempre en el cielo vuela
que este amor que termine
no me ate a tu condena.