La ventana hacia otro lugar

Un dia como otro cualquiera conectado a esa red que nos une como el cielo, que nos separa entre amigos, conocidos, desconocidos y a esos que un día pasaron por nuestra vida y hoy ya no los queremos cerca. Esperando un algo que te entretenga, que te haga pasar un rato en el cual te desconecte del mundo que te rodea. De pronto un mensaje de alguien que no conoces que agregaste porque era amigo de un amigo de un amigo etc… y que os convierte en completamente desconocido. Un hola cambia, comienza algo que te distrae, algo que te hace cambiar, que aunque se parece a todos los días hoy cambia.

Y así lo que ayer comenzó como un hola que tal, y continuo hablando del tiempo y asuntos sin importancia hoy te pica la curiosidad y eres tu el que comienza, el que saluda a esa persona que se encuentra en la ventana de enfrente. Día a día suman ratos de conversación haciendo que esta rutina continué, convirtiendo a esos desconocidos en conocidos, amigos y quien sabe, posible pareja. 



La ventana hacia otro lugar

Un dia como otro cualquiera conectado a esa red que nos une como el cielo, que nos separa entre amigos, conocidos, desconocidos y a esos que un día pasaron por nuestra vida y hoy ya no los queremos cerca. Esperando un algo que te entretenga, que te haga pasar un rato en el cual te desconecte del mundo que te rodea. De pronto un mensaje de alguien que no conoces que agregaste porque era amigo de un amigo de un amigo etc… y que os convierte en completamente desconocido. Un hola cambia, comienza algo que te distrae, algo que te hace cambiar, que aunque se parece a todos los días hoy cambia.

Y así lo que ayer comenzó como un hola que tal, y continuo hablando del tiempo y asuntos sin importancia hoy te pica la curiosidad y eres tu el que comienza, el que saluda a esa persona que se encuentra en la ventana de enfrente. Día a día suman ratos de conversación haciendo que esta rutina continué, convirtiendo a esos desconocidos en conocidos, amigos y quien sabe, posible pareja.