Sueños que no olvidar

He soñado tantas veces con tenerte frente a mis ojos que ahora que te tengo no se si eres real o simplemente un sueño. Me tiemblan las piernas y las palabras se me atragantan. Quizas no sea capaz de decir lo que siento o simplemente tengo tanto que decirte que no se por cual empezar. Eres una mujer increible y extraordinaria y por nada del mundo quiero perderte. Me costara mucho echarle valor, pero lo hare. En este tiempo me he dado cuenta de que no hay dia en que no estes en mi sueño, que no hay momento del dia en el que no te tenga en mi cabeza y que no hay noche que no seas el afan de mis desvelos. No se si eso sera amor, o simplemente que este demasiado loco y que cada uno de mis pensamientos lleve tu nombre. De lo unico que estoy seguro es que cada momento contigo es un recuerdo que jamas se olvida de mi cabeza. 
 

Corazón que late

Son muchos los recuerdos en esta tarde pasada, son muchos los besos que se pierden en el tiempo, muchas las sonrisas que compartimos aquel tiempo pasado. Bonitos recuerdos, momentos que no se pierden por mucho que pasen los días, los meses o los años, porque en mi boca hay algo importante que nunca te dije, que me quema en mis adentros y que hace que no pueda callarme mas. Desde el primer día supe que eras especial, desde ese momento en que me dijiste hola supe que no te borraría jamas de mi mente, que estarías presente en mis sueños y en cada parte del día. Pero lo que nunca supe es como decir me gustas, te quiero, quiero que formes parte de mi vida. Tan solo he aprendido a decirlo cuando nos separan cientos y cientos de kilómetros, Te quiero, te he querido siempre y eso si que no lo cambiaran ni aunque pasen mil años. 


A la reina de mi corazón

Los dos sabemos que esto no ha sido un camino de rosas, ni mucho menos, hemos luchado codo a codo, hemos recorrido cada trecho, tropezando con cada piedra de este camino, con cada bache que se encuentra. Pero aquí estamos un año después, sonriendo y dando gracias a dios por habernos encontrado, porque nuestros caminos se cruzaran. Gracias por este tiempo, he sonreído cada día, he llorado algunas veces, pero siempre he amado y lo haré cada día, cada segundo de mi vida. 

Se que nos separan unos cuantos de kilómetros, mas de los que yo quisiera, pero nos une un cielo enorme. Esto nunca fue un impedimento para quererte, ni para echarte de menos ni para amarte cada día mas. Sueño contigo cada noche, estas presente siempre en mi mente y no hay un solo día en el que mire al cielo y diga te quiero. No cambiaría un segundo contigo por un millón de años sin conocerte, porque eres lo mas lindo que me ha pasado, lo mas hermoso que tengo en mi vida. 

Me despido mi amor, que tengas un lindo día, piensa en mi, como yo lo hago en ti. Se despide quien mas te quiere. 

Una tarde especial

Una tarde cualquiera para muchos, una tarde especial para mi, así la viví. Hace ya un montón de dais que ocurrió, tantos como cinco años, pero la recuerdo como si fuera ayer. Todo comenzó como siempre una estúpida rutina en la que nada cambiaba, puteado en ese laboratorio, en el que el cansancio y el aburrimiento hacían mella en mi, pensando en que hora terminara esto, para llegar a casa y descansar. Serian sobre las siete de la tarde y se propone un descanso, como casi siempre, la gente sale en desbandada y yo con mi pachorra de siempre salgo tranquilamente bajando esas escaleras que separan las plantas, entro en el servicio y compro coca cola. En este tiempo todo igual, apenas se me quito el sueño, pero entonces algo cambia al salir por aquella puerta, ya no escucho las palabra de ese amigo que me esta hablando, tan solo porque te vi.

Así de simple, se me quito el sueño, el cansancio y todo de golpe, bueno y casi derramo la cola, seria de los nervios. Comienzo a pensar que decir, si ser amable, arrogante, interesante, pero como siempre sale mi lado gilipollas, ese en el que se callan mis palabras y solo respondo tus preguntas. No se porque pero según caminas saludas a todos y viene ha hablar conmigo. Mi amigo con cara de sorprendido nos mira y tu comienzas a hablarme a preguntarme que tal mi día, que hago allí, cosas que eran obvias, pero que mantienen la conversación. Yo apenas puedo decir monosílabos, ya que hasta las piernas me tiemblan. Lo único que salio de mi boca es un joder que guapa vienes y una sonrisa tuya ilumino. Cinco minutos mas siguiendo esta conversación te marchas, yo sigo con cara de gilipollas y mi amigo me dice tu le gustas a esa chica y yo respondo, claro a ese angel le va a gustar este vagabundo, pero bueno creo que eso fue lo que me hizo ganar esperanza. 

Silencio de amor

Son muchos los días y las noches que han pasado, muchas esas palabras que he callado y todo porque se me hace difícil decirle a la chica de mis ojos que me gusta, que llevo mas de tres años enamorado de ella. Me tiemblan las piernas cada vez que su mirada se clava en mi, me pongo colorado cuando mi nombre sale de su boca y no se porque. Puedo escribirle mil veces que la quiero, hacer mil y una gilipollez por intentar conquistarla, pero no tengo el valor suficiente para mirarla fijamente y decírselo;  me gustas.

Y aquí estoy ahogando mis lagrimas en palabras que no leerás nunca o que si lo haces quizás no pienses en mi, vendiendo cara esta soledad que arranca lo peor de mi, sacando mis sueños y no dejando ser feliz. Podría llenarte mil hojas como esta del porque me gustas, de palabras que al leerlas no tengan sentido, pero en mi cabeza sonaban bien.

Pero ten una cosa clara, aunque mi silencio sea tan fuerte, mi sentimiento lo duplica, porque si el cielo me pides, tu lo tendrás. Solo dime y tus palabras mi ley seran y todo ello porque te quiero. 

Silencio de amor

Son muchos los días y las noches que han pasado, muchas esas palabras que he callado y todo porque se me hace difícil decirle a la chica de mis ojos que me gusta, que llevo mas de tres años enamorado de ella. Me tiemblan las piernas cada vez que su mirada se clava en mi, me pongo colorado cuando mi nombre sale de su boca y no se porque. Puedo escribirle mil veces que la quiero, hacer mil y una gilipollez por intentar conquistarla, pero no tengo el valor suficiente para mirarla fijamente y decírselo;  me gustas.

Y aquí estoy ahogando mis lagrimas en palabras que no leerás nunca o que si lo haces quizás no pienses en mi, vendiendo cara esta soledad que arranca lo peor de mi, sacando mis sueños y no dejando ser feliz. Podría llenarte mil hojas como esta del porque me gustas, de palabras que al leerlas no tengan sentido, pero en mi cabeza sonaban bien.

Pero ten una cosa clara, aunque mi silencio sea tan fuerte, mi sentimiento lo duplica, porque si el cielo me pides, tu lo tendrás. Solo dime y tus palabras mi ley seran y todo ello porque te quiero.