Vuestra merced

Ni yo soy poeta ni usted la chica mas fácil, no tengo el don de la palabra y mas por eso callo y callo, pensativo, risueño así me hallo, contando cada palabra en este estúpido escenario. Soy el soñador incansable, el que nunca se detiene a esperar, el que las palabras son el silencio de un sentimiento que nunca podrá difamar. Aquí, bajo este sol abrasador, pensando en donde estarás, con quien te iras, maldigo cada minuto lejos de ti, cada instante que se convierte en un eterno poema que no tiene sentido. Espero y espero que el día llegue y me de eso que nunca tuve, unos llaman valor y yo palabras del corazón. Te quiero, vuestra mereced, tan solo son palabras que espero que un día sean hechos, te quiero mi dulcinea. Yo caballero loco y enamorado que cabalga por las sendas de un amor loco escribe estas palabras sin sentido, escribe desde el corazón y sin la razón. No espero rimas tan solo una dulce sonrisa, que me diga te quiero cuando el corazón calle de amor.