Carta a la tristeza

Hoy no soy yo el que escribe, son mis lagrimas y mi corazón roto, son el recuerdo imborrable de quien una tarde me hizo el hombre mas especial de este mundo, de alguien que me hizo soñar, pensar en un futuro. Hoy se perdió, el hombre, el sentimiento y la poca cordura que pueda quedar en él. Busco la explicación a un futuro que se rompió en mis narices en el fondo de un vaso, unido siempre a mi fiel melancolía y de única compañía la bonita soledad. Borro los te quiero y me gustas que tanto tiempo he guardado, repaso los recuerdos en los que me he bañado cada noche, en cada sonrisa que he esbozado con cada uno de ellos y como no las lagrimas que solo este teclado conoce.

Son son palabras fáciles, y mas para quien ha amado y no conoce el motivo. Lo bonito es enamorarse y lo duro olvidar a quien se ama, explicarte cada mañana que la única razón por la que vivías, ya no existe, ya no es lógico, se marcho. Vuelves a una rutina en la que las mañanas y la tarde se diferencian en una comida, el insomnio de pensar en ti ha pasado a ser tristeza y los poemas a vellos pensamientos que una ve ardieron en mi mente.