Sentimientos de un amor infinito.

Querida prncesa, 

He intentado varias veces escribirte pero no me salen las palabras que quiero que leas, la verdad es que no se por donde empezar. Aqui se te echa mucho de menos, se te extraña bastante, al menos yo. Cada dia me siento en aquel banco en el que compartiamos algunas mañanas o algunas tardes haciendo tiempo. Recuerdo las conversaciones que teniamos,  a veces para reir de risa y otras para poner buena cara al mal tiempo. Me doy cuenta de que cuando te has marchado se ha ido la persona mas importante en mi vida, alguien que la cambia cada dia, alguien que es el pilar de quien se cimbrea con cada pensamiento.

Quizas no era el tiempo o quizas no merezca a una persona como tu, pero desde lo mas hondo de mi corazon quiero que vuelvas. Cada noche me siento frente a la pantalla de este viejo ordenador para ver si hay algun mensaje tuyo. Leo y releo las conversaciones que nos mandabamos y me pregunto en que falle, porque te deje marchar y no me fui contigo.
Espero que cuando leas estas palabras te acuerdes de mi, te acuerdes de aquel al que con una sonrisa se cambiabas la vida. Te quiere mucho.

Se despide quien no te olvida

Querida amiga,
Quizas cuando llegue esta carta a tus manos ya no te acuerdes de mi, quizas tengas una nueva vida, alguien mas en quien pensar, alguien que te haga sonreir como no he sido capaz yo. Pero me alegro si es asi, porque te mereces todo lo bueno que te pase, te mereces el cielo y que alguien te lo pueda dar.  Me marcho para siempre, aqui ya nada me ata, nada me mantiene en este lugar, de momento no se donde ire, pero espero que alli un dia se sequen las lagrimas que recorren ahora mis mejillas y de nuevo pueda sonreir. Me llevo los mejores recuerdos de algo que fue hermoso, de algo que yo considero como un sueño. Te he querido y amado como nunca y no me arrepiento de ello. Quizas no lo he dicho pero has sido durante mucho tiempo el pilar que sostenia mi sonrisa.
Nunca fui capaz de decirte lo que sentia, e incluso ahora que me marcho me sigo sin atrever. Me voy por la puerta de atras, sin levantar mucho revuelo como siempre he querido, me despido de lo unico importante que ha habido en mi vida. Adios, espero que algun dia volvamos a vernos y coincidan nuestros caminos, si no me reconoces, sere el que le brillan los ojos con tu mirada.
Se despide, quien jamas te olvida
 

carta de amor

Te escribo con miedo porque no se como recibirás estas lineas, te escribo con toda la sinceridad que puedo y con un único pensamiento en mi cuerpo. Hace apenas unos meses que te conozco y ya no puedo resistir las ganas de decir que eres una mujer especial, ya no puedo callar que he soñado cada noche contigo, que tu nombre es la palabra que mas suena en mi mente. Se que apenas puedo mirar tus ojos, porque al verlos los míos temen decir te quiero, me da miedo decir me gustas y que tu me digas que no, me da miedo coger tu mano y tener que soltarla. Siento ser tan brusco, pero es lo que siento en este momento, siento que mi vida camina cerca de la tuya, siento que mi alma va contigo, siento que aunque calle que te quiero, mi corazón hace tiempo que se fue contigo 


Sueños

Para muchos el tiempo solo son los minutos y horas que pasan según los marca su reloj, para mi son esos momentos en los que tus ojos brillan, me hacen sentir especial y me dan esa oportunidad única de vivir un sueño. El tiempo se detiene cada vez que te marchas y solo vuelve cuando tu regresas, para mi ya no existen minutos, para mi solo momentos que recordar, instantes de esta vida que se hacen únicos. Y esto solo es posible estando cerca de ti. 

Puedo ver mil amaneceres, puedo ver menguar la luna un millón de veces en la vida, pero nunca hay amanecer sin que tus ojos me lo digan, ni habrá una luna menguante tan hermosa como la que describe tu sonrisa. Para que mirar al cielo, si los astros mas bonitos los tengo frente a mi, para que escuchar la música si tu voz es mi dulce melodía, para que seguir a mas mujeres, sin contigo me siento feliz. 


Carta a una amiga

Querida amiga

Te escribo estas escuetas lineas para contarte que ya se te echa de menos, que esto sin ti ha cambiado mucho. Las mañanas ya no son lo que eran, han cambiado mucho, ya no hay nadie que me haga sonreír, alguien que nos deje caer y nadie que me llene con su presencia. Se echa de menos esa forma de dar los buenos días, esa forma de animar cuando estas bajo de ánimos, esa forma de ser tuya que tanto me gusta.

Espero que vuelvas pronto, no se si sera nostalgia o las ganas de verte aparecer por esa esquina la que me hacen escribir. Pero de algo estoy seguro, que quiero compartir de nuevo algunos ratos. Me encanta ver como llegas cada mañana con una sonrisa en los labios, como saludas a todos y comienzas a bromear para animar. Me gusta cuando te sientas a mi lado y broma a broma me sacas una sonrisa, me gusta saludarte, ver que tus enfados no duran mas de dos minutos. En resumen me gustas tú, creo que desde siempre, desde que te conozco.

Lo siento si te suena fuerte pero asi es, me gustas tú, me pareces muy especial, muchas cosas que solo he visto en ti. No se si te habrás dado cuenta, pero siempre que tu estas la cosa cambia, me siento mejor, con mas fuerzas, con ganas de comerme el mundo. Por eso quiero que vuelvas, porque te echo mucho de menos. 

Te amaria aunque no existieras

Podría llenar este papel con las cosas que me gustan de ti, con las cosas que me enamoraron de ti. Podría decirte que te quiero, que eres especial para mi, pero no es suficiente. Diria mil piropos, escribiría la carta de amor mas hermosa con tan solo mirar tus ojos en esa foto, pero no mereces eso. Tu eres esa parte de mi vida que me da cuerda, que me hace luchar, seguir el camino por muy largo que sea, saltar las piedras, levantar mi cabeza tras tocar el frió barro cuando he caído. Eres esa estrella que guía mi camino, que guía mi vida, esos ojos que me hacen ver el mundo de otra manera, que me hacen ver los cientos de kilómetros en un centímetro. Te convertiste en ese sueño que siempre he querido, en esa persona que me hace sentir bien, que me saca una sonrisa, que enloquece mi alma y que hace brillar mi mirada.

Podría estar aquí toda la tarde y me faltaría tiempo y papel para decir lo que quiero, para decir que tu lo eres todo, que tu lo mereces todo y que mi vida tiene sentido porque en ella estas tú. Recuerda que si tu caes, yo caigo, que si ríes yo te acompañare y que si lloras seré tu pañuelo. Por una sola razón, porque te quiero. 

aullando a una luna que se esconde

Camino por las zarzas del olvido, aulló a una luna que se esconde en la tenebrosa noche que nos acecha, rompo los silencios que atan a mi boca a no decir un te quiero que lleva toda la vida en mi alma. Susurro una y mil veces tu nombre, escribo cada recuerdo, cada sueño, cada día que pasa y tu cruzas esa esquina. Me siento en este montón de palabras, que son solo eso, palabras de un loco que no supo decir te amo, que no supo decir a esa princesa quédate a mi lado y que hoy es ese mar de lagrimas que ha vendido cara su alma.

No hay vuelta atrás, ya es tarde para este que corre tras un sueño, que sueña con un amor que ya marcho, que aunque cruce la esquina ya su llama apago. Es tarde, me repito cien veces, lagrima a lagrima se empañan mis ojos, se borran estas letras que con tanta locura escribo. Pago mi factura, esa que el destino me puso por no decir te amo, clavo en mi vida, cada momento vivido y pido al cielo volver a vividlo. Pero paso, ese tren ya paso, ella se marcho, cerro su puerta y se fue, ahora que haré yo, si por mucho que quiera ya jamas volvió. 

No puedes borrarlo

Encuentras mil razones por las que olvidarte de ella, cientos de momentos que hacen que tu corazón ya no quiera escuchar su nombre, tu mente te da cien soluciones por las que desaparecer de tus recuerdos y aun así sigues encontrando una, tan solo una razón, aunque sea estúpida por la que seguir un día mas enamorado de ella.  Y esa razón es la que me hace despertar cada mañana y decir que la sigo queriendo, que pase lo que pase la sigo amando, da igual que este a cientos de kilómetros, da igual que ni se despidiera, da igual incluso que haga cien días que ni me dirige la palabra porque esa razón me dice que la siga amando. La soledad esta presente, te sientes caído y derrotado, la persona a la que quieres esta lejos, apenas sabes nada de ella, ni siquiera estas seguro de que le importes un poco, pero sigue siendo la razón por la que despiertas cada mañana, abres el buzón para ver si hay carta, conectas el ordenador para ver algún mensaje, pero nada un dia mas sin saber nada de ella. Te preocupas, quizás le paso algo, encontró a alguien que la hizo mas feliz, o simplemente no tuvo un minuto para contestar las cien cartas, los mil mensajes y los hola como esta princesa que tantas veces le escribí. 


Los recuerdos

Sueños que arden en mi mente
imagenes que prenden mi alma
incinerando esta amor
que hoy es evidente.
Cartas que escribo
con la sangre de mis manos
de la que espero respuesta
que aun no percibo.
Los te quiero se amontonan
en las noches de soledad
esperando a mi princesa
que tarda mucho en llegar.
Silencios en la noche
buscando a esta dama
que mi corazón quiere
que mi vida ama.

Un dia mas

Segundo examen de la temporada y segundo día en el que nos veíamos, esta vez no había casi nadie en el examen, como siempre nos juntábamos los mas enredas, por así llamarnos. A las nueve de la mañana, temprano, yo había llegado un poquito antes, me senté en el banco junto a la puerta de entrada, ella llego unos diez minutos después. Me saludo y se sentó a mi lado. Comenzó a preguntarme algunas cosa sobre el examen y ver mis apuntes, yo mas pendiente de que que no se fijara en la portada que en los apuntes. Las preguntas seguían hasta cinco minutos antes de entrar en el que llego un alumno que también hacia el examen. Nos pregunto si era allí, a lo que respondimos al unisono que si. 

Larga espera, ella nerviosa por el examen, yo por estar con ella, no se cual de los dos motivos era peor, pero ambos en la misma. Llego el profesor y entramos, nos colocaron, de manera en el que ella estaba delante de mi, yo podía ver su examen. Cuatro preguntas y ella centrada en contestar.