Para alguien muy especial

Buenos días amiga


Hace ya unos meses que partiste, te marchaste a unos cientos de kilómetros y aquí algunos te echamos de menos. Dejaste un vació que algunos ya han llenado, yo aun no he sido capaz. Faltas esas pequeñas alegrías, esas risas que nos echábamos con tus cosas de despistada, esa forma de animarnos el día ya desde bien temprano. Era bonito llegar  y que te recibieran con una sonrisa, daba igual el dia, tu  siempre sonriendo.

Desde que te has ido te he pensado mucho, la verdad en un principio no entendía porque, pero creo que ya me he dado cuenta. Se echa de menos a esa persona que consideras especial, y tu eres mas que eso, mas que especial, alguien que destacaba siempre. Pero aun así este tiempo me ha servido para darme cuenta que no te echo de menos solo porque seas buena persona, ni especial, te echo de menos porque me gustas. Siento soltarlo así, pero sinceramente así lo siento y no podía callarlo.

Me gustaría que estuvieras aquí, cerca otra vez, como era antes, pero se que mi deseo no son tus pensamientos. La verdad es que me siento un poco idiota con esta carta, porque escribo a una amiga a la que quiero como alguien especial y que esta a cientos de kilómetros. Espero que te lleguen mis letras y que las disfrutes. Se despide este amigo loco. Besos.