Carta de amor

El silencio se ha roto, ya no aguanto mas, no puedo callar mas mis palabras, mis miradas furtivas, mis sueños que no se cumplen. Lo siento pero estoy enamorado de ti, si yo, ese que apenas puede hablar contigo, ese que con mirada tímida responde tus preguntas, ese que desde aquella tarde en la que conoció tu nombre lo lleva grabado junto a la palabra felicidad eterna. Se me hace cuesta arriba pensar en estar tan cerca y permanecer callado, seguir saludando a diario y no decir te quiero, no se que hacer, porque cuando te veo me siento feliz, cuando te escucho me siento renacer y cuando te sueño despierto con una sonrisa que me ayuda a afrontar el día.

Han pasado muchos días desde que te conocí, tantos que hasta la cuenta he perdido, sin embargo recuerdo tu sonrisa, tu nombre, tu voz, cada una de esas palabras que han salido de tu boca. Eres ese recuerdo imborrable que me hace mejor persona, mas feliz y que merece la pena. Quizás por eso me enamore de ti, te quiero y compartiría mi vida una y mil veces sin dudarlo. 


Un octubre que termina un noviembre que comienza

Un mes mas intentando explicarme como en este tiempo te has hecho indispensable para mi, como en tan solo días has cambiado mi vida y has hecho que cada día me de mas cuenta que eres increíble. Y así siguen pasando los días, entre apuntes,  practicas y tardes perdidas en aquellos bancos, esperando a no se que para ser capaz de decirte un me gustas, un tal vez este enamorado de ti o un eres indispensable en mi vida. Sin embargo aquí sigo, escribiendo palabras que aun no te dije, cerrando los ojos y viendo esa imagen que golpea mi corazón, que me hace revivir cada sueño, cada pensamiento, cada instante que has estado frente a mi.

Y así un día tras otro viendo como ha pasado octubre, pasa noviembre y cada día dando una razón mas a mi mente para ver que eres especial, para decirle al mundo que ni viviendo mil vidas encontraría a nadie como tú. Pensando en como decirle a este angel que mi vida gira entorno a ella, a esa mujer que un día sonrió y me miro a lo ojos robandome mi ser y mi corazón. 

Sueño

Sueño eso que en mi mente hacer aparecer tu imagen, eso que cada noche llena de preguntas sin respuestas mi cabeza, lo que me hace sonreír sin motivo aparente dandonde una razón por la que seguir adelante. Sueño eso que me hace vivir, respirar por ese alma que me une a la vida, que me hace suspirar cada noche por esa mujer que un día robo mi corazón. Ese pensamiento que una noche tras noche me persigue, inunda mi ser, calma esa pasión loca por estar a tu lado, por salir adelante, por luchar en esta vida en el que el único motivo que tengo por sonreír tiene nombre y apellidos. 

Porque esta vida es un sueño, pero los sueños hay veces que se hacen realidad, porque este deseo inconfesable de amarte que arde en mi pecho no puedo calmarlo, porque esta imagen que se repite noche tras noche en mi mente no puedo evitarlo, porque este latir de mi corazón cuando cierro los ojos es lo que me hace despertar cada mañana feliz. Aunque la vida sea un sueño no me dejes despertar. 

carta a la sinceridad

Hace mas de dos años que no se nada de ti, mas de setecientos días sin ver tu rustro e imaginando cual de las gilipolleces que cometí fue la causante de que te alejaras por fin. No  hice las cosas bien, por cobardía, por inexperiencia, no lo se, solo se que hice un montón de estupideces que cambiaron mi vida y que me apartaron de ti. No se tampoco que es lo que te hace especial, porque para mi es todo y para muchos es nada, quizás apenas te conozca, eso pensaras, pero ten algo en cuenta de lo poco que te conozco me encanta. Se que no merezco una mujer como tu, como coño una mujer así puede fijarse en un tipejo como yo, perdí no solo la oportunidad de vivir algo contigo, sino la posibilidad de conocerte mejor.


Hoy escribo estas palabras, después de que han pasado mas de dos años, yo por desgracia sigo pensando en ti, sigo preocupándome por si estas bien, eres feliz e me sigo ilusionando como un niño con cualquier cosa buena que te pase. Se que no soy nadie para decirte nada, quizás el menos indicado, yo intente seguir mi camino, pero el destino es tan caprichoso que por muy alejado que este sigue teniéndote en mi mente.

Estoy enamorado, la gran pregunta, pues no lo se señorita, simplemente quedaste una huella en mi que ni el tiempo ha podido borrar. Dos años te parecen poco tiempo, pues cuenta los segundos, yo sigo en aquel segundo donde te vi por ultima vez,