sueño de un pastor

Puede parar meses e incluso años, puedes irte a cientos y cientos de kilómetros, pero sabes una caso, aun así seguiré pensando en ti y seguiré siendo ese loco enamorado que espera en aquel lugar en el que nos conocimos que regreses. No seré el príncipe de tus sueños, ni mucho menos, ni ese famoso Chuck Bass que tanto te gusta, solo soy un humilde campesino que recorre los senderos de la vida sin mas que su atuendo, una manta y un cielo raso en el que cobijarse. Pero que no te engañe mis apariencias, porque no creo que nadie te ame mas que este humilde siervo que camina por los senderos de la vida buscando alguien que le guarde su sonrisa. Muchas son las veredas y caminos que andan estos pies, pidiéndole a la luna que en el próximo cruce de camino estés. No te prometeré el cielo, ni te cubriré de oro, tan solo te prometo que trabajare como un toro porque esa sonrisa jamas se borre, porque no te falte un te quiero que adule tus noches y porque esas dos estrellas que te dieron como ojos, no me dejen de brillar.