Poema de amor

Ángel de mi alma,
sentimientos que arden en mi
que terminan con la rima
y se alejan de ti.

Poeta sin su musa
recuerdo que quiero olvidar
en esta noche triste
en la que te quiero amar.

Palabras que son mi silencio
en este vendaval
que susurra al oído
por ti no voy a callar.

Se muere el poeta
de ganas de estar contigo
soñando los dos juntos
viviendo lo vivido. 



Mi alma

Hoy mi alma esta entristecida. No entiendo porque. Hace ya una temporada que no veo a la niña de la que estoy enamorado, concretamente 14 dias. He pensado en olvidarla, pero mi corazon se niega ha hacerlo, aun sabiendo ella que estoy locamente enamorado no me da una respuesta, ni siquiera me ha dado una respuesta. Lo mismo no me la merezco, pero lo unico que le pido es que me de la oportunidad de decirle a la cara lo que siento por ella. Solo pido la oportunidad de tenerla cara a cara para poderle confesar que la amo con todo mi alma, que me ha enamorado de una forma inexplicable. Cada noche me acuesto y pienso en ella, cuando la veo mi corazon se parte en mil pedazos por no poderle decir te quiero, poderla besar, no hay segundo en que deje de pensar en ella. No se porque me ilusione con ella, mi alma sufre cada vez que la veo. Solo quiero una respuesta, mi alma no puede vivir con esta incertidumbre. Decirle que la quiero, para que si ella ya sabe que estoy locamente enamorado, que es muy especial para mi. Tan dificil es decir dejame en paz, no quiero saber nada de ti. O simplemente no me interesas por este motivo, no eres lo que busco, o si me interesas.

Si empezó ella todo esto, porque ahora me dejas sin respuesta. Has sido solamente simpática, he confundido agradecimiento, simpática con tirarme los trastos, no lo se, pero si es así prefiero conocer la respuesta. Al principio cada dia me miraba, me saludaba con una sonrisa en la boca, incluso me dijiste que saliéramos de fiesta y cuando me decido ahora que, sin una misera respuesta. Porque aunque estuviesen tus amigos, siempre me saludabas a mi primero, porque me hablas mirándome a los ojos, porque aquella tarde el silencio era roto por las miradas de tus ojos, porque los míos no podían mirar los tuyos. Porque te sentaste a mi lado, me mirabas a los ojos esperando que te dijera lo que mi corazon no dejaba de latir, lo que mis ojos decían en silencio, pero mis palabras omitían.
No se que debo hacer, si olvidadla, darle tiempo, o simplemente volverme loco.