Despedida

Apenas encuentro consuelo para esta marcha tan repentina, apenas he podido despedirme de esos sueños que nos unían, apenas puedo convencer a mi corazón que te has marchado para quizás ya no volver. Se acabaron esas noches mirando a las estrellas, pensando en un futuro incierto, pero siempre perfecto. Se acabaron esas tardes de charla ininterrumpida, de esas en las que sin decirnos nada, lo decíamos todo. Se acabo todo aquello por lo que he luchado. por lo que he caído tantas veces y nunca me he rendido. Hoy entrego la bandera blanca, hoy muere el poeta, el mendigo de este amor prohibido y el príncipe que solo esta en este cuento. Caigo derrotado, sin mas que hacer que decir lo siento, hice lo que pudo y nunca fue suficiente, ojala encuentres a alguien que de verdad te merece. No digo adiós, tan solo un largo hasta luego, con el que me marcho de este planeta que una vez me hizo soñar.