carta de amor

Si te soy sincero no se por donde empezar a contarte, me puse frente a este ordenador con la única intención de contarte lo que en verdad siento, pero apenas se me ocurren palabras que decirte. Podría decirte que estoy enamorado, que me gustas, que sueño contigo, pero creo que no hace falta, creo que es mas que obvio, me pregunto que te hace especial que hace que me enamore de ti un día si y otro también y la lista es eterna. Cada mañana me propongo mirar esos ojos y decirte que te amo, que me gustas, que no pasaría ni un segundo mas sin estar a tu lado. Pero hay un silencio que me hace pensar, un miedo que atormenta mi vida, un miedo a perder algo que nunca he tenido. Lo siento si suena raro, pero es así, eres como las estrellas, te puedo mirar, pero a medida que me acerco mi vista se aparta.

Llevo mucho tiempo enamorado, tanto que ni recuerdo el día que todo empezó, para mi fue un ayer muy lejano, para ti un momento. Muchos te dirán piropos, los mereces, alguien como tu no se conoce cada dia, pero no solo eres especial por eso, eres única para mi. Pasarían mil años y no encontrara a nadie que te llegue a los tobillos, nadie que me llene como tu lo haces, nadie de quien me vuelva a enamorar. 

Un loco lleno de recuerdos

Amargo amanecer sin tus ojos, silencios que no se rompen por tu presencia, soledad eterna en este rincón del mundo en el que arden mil sentimientos que nadie corresponde. Enamorado de la mujer mas bella, del ángel mas perfecto, del corazón mas puro, de alguien quien el universo se queda pequeño con el que iluminar con sus ojos. Así me agarra este sentimiento, en esta soledad vacía que me ha dejado el ser amado. Se marcho, así como lo hacen las estrellas, así como lo hace el sol, me quedo en este bosque en el que la oscuridad se cierne sobre mi, en el que el miedo de no volverla a ver se equipara al de una corta vida. La echo de menos, porque el tiempo se detuvo en el minuto en el que el corazón se da cuenta que no estas, en el que un te amo no se acompaña de un latido, en el que al pronunciar tu nombre no apareces. Te quiero, siempre lo hice y siempre lo haré, aunque me separen un millón de kilómetros o unas décadas. El tiempo pasara, pero jamas legara el olvido, y mucho menos cuando eres esa persona que tanto quiero, tanto he querido y que tanto me ha dado. No te culpo, mi camino tiene muchos baches para seguirlo y un ángel como tú no debe hacerlo, da igual mi amor márchate aquí se queda este loco con sus palabras y sus mil recuerdos que nunca saldrán de su mente.