Crees que puedo tener valor para hacerlo

Apenas encuentro hoy las palabras para decirte, apenas han pasado unas horas que te he visto por ultima vez, pero ya me siento nostálgico. Hoy ha sido un día como otro cualquiera, un día mas para la gente, pero un día menos para mi. un día menos para compartir contigo, un día menos para estar a tu lado, un día menos para decirte que te quiero, un día menos para hacer que ese sueño se haga realidad. Sin embargo aquí me hallo frente a una pantalla de ordenador pensando cuales hubiesen sido las mejores palabras, que debí de hacer y arrepintiéndome cada minuto por no haberte dicho que eres alguien muy especial. 

Los día se van sumando a esta lista, a esa en la que yo los tacho de mi calendario como oportunidades perdidas, tiempo perdido, sueños no cumplidos. Pero piensa, como le dices a esa persona especial que te gusta, que pasarías cada segundo de tu vida a su lado, que no la cambiarías por nada del mundo. Ahora imagina que esa chica eres tu, crees que puedo tener valor para hacerlo. 

Enamorado de una reina

No hay silencios para aquel que grita con su mirada, porque no hay palabras para aquel que siempre te ama. El tiempo pasara y estaré cada vez mas seguro que te quiero, que mi vida te pertenece, como las estrellas a la luna. Callare por respeto, no por miedo, porque a una dama como tu, se merece lo mejor del mundo, osea todo. Estaré a tu lado, cuando te alces y cuando te caigas, curare tus heridas y haré lo posible porque esa sonrisa que es culpable de esta locura no desaparezca de tus labios. Te amare en pasado, presente y futuro, porque no creo que haya nada mas bonito que despertar con el brillo de tus labios.

Romperé mis silencios, así como lo hicieron mis miedos para decirte cada día que eres la razón de mi vida, que por ti seré el mejor hombre y que por ti gritare al mismísimo cielo gracias por tenerte. Te abrazare cuando llegue el frió, y te abanicare cuando llegue la calor. Estaré siempre en las buenas y en las malas, cuando el camino sea de rosas y cuando lleguen las espinas. Porque siempre te querré.