Carta de amor

Querida princesa:

Se que estos últimos días no he estado muy pendiente de ti, se que aunque estemos lejos nos echamos mucho de menos y que el tiempo que apenas nos queda libre lo dedicamos a descansar. Pero aunque no te escriba, no significa que haya dejado de quererte, solo que apenas me quedan fuerzas para escribir. Te pienso en cada momento de mi día y sueño con poder abrazarte, tener la suerte de coger tu mano y no volver a soltarla. 

Yo también te añoro, mas de lo que unas simples palabras puedan decir, añoro esos días en los que no se terminaba nuestra conversación, en los que pasábamos horas y horas escribiéndonos contándonos como nos iba, los sueños que tenemos y que haríamos. Extraño cada momento en el que me das los buenos días, cada momento en el que me llega un nuevo mensaje tuyo porque es lo que me hace sonreír cada día.  Solo decirte que no he dejado de quererte y lo seguiré haciendo siempre que pueda, porque no se olvida a quien es la razón de tu existir.