Amanecer sin ti

Otro nuevo amanecer en el que no despierto a tu lado, otro sueño que termina al despertar y abrir de nuevo los ojos, otra vez el deseo inconsciente de tenerte cerca me ha sacado una sonrisa que emborronan las lagrimas de la realidad de mi soledad. Los pensamientos me asfixian en esta cama en la que echado miro las ultimas estrellas mientras el sol raya el alba, la poca cordura que me queda de nuevo se hace locura imaginando tu rostro en este cielo que me contempla. Mis palabras se hacen eco del silencio de este nuevo amanecer, de este quiero y no puedo, de este hombre que sigue mirando al cielo escondiendo los sentimientos tras los versos que no ha podido escribir. Cada segundo que me aparto de ti es un golpe en mis sueños, cada latido que falta de tu lado es un golpe a este sentimiento que muere como lo hacen las amapolas en el trigal en pleno verano. Los sueños se desvanecen frente a un sol de justicia que apaga de nuevo mi alma y deja los te quiero en el cajón de los recuerdos olvidados. 


Amanecer sin tus brazos

Apenas puedo divisar los rayos de este amanecer y ya tus recuerdos entran en mi mente, apenas unos minutos que te has marchado y ya comienzo a echarte de menos. Mi corazón se ha detenido en el momento en el que me dices adiós, en el momento en el que se pierde el aroma en el aire, en el que no escucho tu voz, simplemente en el que no tengo el calor de tu cuerpo. Los silencios se hacen eco de los versos que te escribo, las soledad me acompaña en esta penumbrosa mañana, el frió invade mi cuerpo, estañando el tuyo.Mis labios buscan desconsoladamente los tuyos, un beso, una caricia, unas palabras de esa preciosa boca. Los te quiero se acumulan en mis labios, los te amo en mi corazón y una llama incandescente que arde en mis adentros. Quiero verte, sentirte, tenerte a diez centímetros, quiero decirte te quiero, te amo.