Querida amada mia

Que silencio mas extraño que vuelve de sombras nuestros amores, que calla las palabras de quien hoy os ama, puede que se oscurezca el dia y que no llegue la noche, que termine mi alma en la locura de mi vida. No sere mas que un mozo al que un dia no quisisteis y que hoy pide de hombre lo que no obtuvo de niño. Quizas no se enamore de una mirada perdida, pero si de mil  versos que componen esta elogia, quiere ser vuestro amado, el que cante en su balcon, recitando mis poesias al angel de mi amor. Quiero ser vuestro Romeo y vos mi Julieta que aparque mi alma dejando de lado esta tormenta. Rompere mis silencios, que salgan estas palabras que aunque pasen mil años yo estre esperando, quizas no sea el mejor o talvez sea peor, pero mira quien os dice que aunque sufra no os olvide. 
 

Pronuncio tu nombre

Si fueras un versos escrito por un poeta quiero que seas aquel que ardiera en mis adentros e hiciera perder mi sentimiento, si fueras aire que fuera el de aquella tarde en que los arboles perdian sus hojas y yo la cordura por ti. Quizas este loco, quizas solo enamorado, pero si mi vida debe elegir que sea todo por ti. Son muchas las palabras que jamas te he dicho, muchos slos secretos que me guardo en este baul vacio, pero se que cada instante que piense en ti, mi vida esbozara una sonrisa. 
Si el tiempo me castiga, que no sea con tu indiferencia, porque de amarte me muero y por perderte mi locura hallare. No sere un gran amante, y mucho menos un principe que te lleve al castillo en el que debas de reinar. Solo soy un loco, con mil palabras en su boca, a las que no puede callar, cada vez que pronuncia tu nombre. 

Carta al destino

Enamorado de los ojos mas bellos
de la cara mas perfecta
de un te quiero que no dije
y que ahora me atormenta

Oh dulce amada
aquí yace mi cuerpo
que vaga por las sombras
por no decirte te quiero

Caballero nunca he sido
y con esto solo te digo
que no hay nada mas bello
que tu oscuro cabello

Enamorado me hallo
de los luceros mas bellos
que brillan en este cielo
y que tocaron mi corazón