Echo de menos todo lo que valia la pena

Se caen las lagrimas de mis ojos mirando los recuerdos de una vida pasada, en ella los mejores días de mi vida, esos que echo de menos y que ahora solo son una conexión química en mi cerebro. Se han pasado los buenos días, las ganas de despertar con una sonrisa en los labios, los motivos por los que ser el mejor y no echar nada en falta. Se ha marchado lo único bueno que había en mi vida, esos que hace que deje de merecer la pena despertar, mirar al cielo y dar las gracias por un nuevo día. Se ha marchado ese soplo de aire fresco, ese que encendía mis ganas de comerme el mundo y que ahora se pierde con cada deseo. Pero ya solo puedo mirar atrás y decir en que he fallado, cual ha sido mi error, cual ha sido el motivo por el que sigo echando de menos a esa persona en mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *