El verso que corre en mis venas

Ni el cielo mas estrellado
ni el brillo mas resplandeciente
hace que en la tarde que te ronde
pueda olvidar tu mirada

Mas quizás no habrá tiempo
que pueda callar mis palabras
porque de este amor que soy cautivo
mi vida prende de un hilo.

Quizas no sea la mejor de las prosas
quizás se pierdan los versos
pero lo que nunca se pierde
es este amor eterno.

Durante días he guardado silencio
ante dios he puesto mi testigo
que no habrá mas tarde
que aquella en la que te tuve conmigo.

Se que he sido cobarde
por no decir lo que digo
pero mis palabras se esconden
de una mirada que me ha enloquecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *