Amor de hombre

El cielo es demasiado pequeño para poder buscarte, para darme cuenta de que el brillo de esos dos luceros no pueden ser de las estrellas. Las palabras se atragantan en cada suspiro del poeta que no encuentra su musa en la que piensa en cada momento. Sueñas con esos momentos que tal vez no lleguen, pero que hacen que mis lagrimas caigan, que mi alma se haga grande, que mi sueño se haga eterno, que mi vida cobre sentido. Me doy cuenta de que mis palabras se acaban en cada momento de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *