Amor de contrabando

En el silencio del alma cansada, en el silencio de las palabras que ya no tienen sentido se esconde los te quiero de un mundo que no lleva a ningún lugar, unos recuerdos que hacen que mi silencio cobre sentido, un te quiero que se expone en un sentimiento que no es escondido. Cada pensamiento es un ápice de locura que se desliza por mi alma, que sale vivo, que se esconde en el lugar donde nadie puede verlo. Las lagrimas dibujan en el suelo la figura esbelta de aquella morena de ojos castaños que robo mi alma e hizo prisionera la poca cordura que había en mi. Cada te quiero se queda escondido en las palabras que se esfuman mientras miro en mi interior buscando que ya nada dejara de ser igual. Miro desconsolado y me doy cuenta de que los versos se escriben solos, de que mi alma puede vivir y morir, de que tu eres lo que mas he amado y eso no lo cambian ni el pasado ni el presente. Da igual que pasen un segundo o mil años porque nada puede hacer que tus recuerdos se esfumen de mi memoria, como lo hace tu perfume en el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *