Un hombre enamorado

Mis lagrimas son hoy parte del reflejo perdido de una sonrisa, mis palabras el eco de un pasado que ya no regresara, mi vida un juego que tiene un comienzo pero que por mucho que sueño no encuentro el final. Caigo rendido ante los pies de un cielo estrellado, ante la musa que acuna mis versos, ante la luz que refleja la mirada mas importante de mi vida y que da cientos de razones por las que seguir adelante.Quererte se ha convertido en mis cadenas, las cadenas que me atan a mis sueños, las cadenas que se esconden tras los te quiero de un poeta cansado que mira al cielo y busca las palabras que se encienden en el alba. El silencio se rompe poco a poco por aquellas palabras que nada mas que aparecen en mis versos, por aquellas que solo un sueño hermoso son capaces de mostrarme, aquellas que viven en mi y que hacen que esto no solo sea una ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *