Locura perdida del amor loco

Me doy cuenta de que en mi silencio la luz cae en la tarde mas oscura, mi alma llora desconsolada por cada te quiero que no sale de tus labios, por cada mirada perdida de tus ojos que no se posan en los míos. Mis versos se quedan sin su musa, mis palabras callan el llanto desconsolado de un hombre que mira a la luna y ve la cara redonda de aquella muchacha de ojos castaños, aquella niña que enamoro a este loco y que desde entonces ha tenido las mil razones para sonreír. Los latidos se pierden en el arrullo de este rió de lagrimas, de este cauce que moja mis hojas y que hace que mis papeles se queden esperando la musa de mi alma. Los te quiero se guardan en una memoria que solo tiene viejos recuerdos, que vive de imágenes del pasado, que sueña con tener la locura de un hombre que nacio en el ayer y que vive en el mañana. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *