Por el amor eterno

Bastara tan solo un beso para que este amor fuera eterno, para que esta vida que ahora cae en nuestros brazos se convierta en tan solo una realidad, para que esta locura que prende la llama de lo que unos llaman amor sea quien detenga el tiempo y lo reserve para siempre. Bastaría dos palabras para que en mi lecho de muerte tu nombre quemara mis labios, para que este sueño que comenzó de un delirio sea la realidad de un hombre enamorado. Bastaría un si de tus labios para que en mi mente no haya mas recuerdos que los te quiero que se escapen en los versos que una tarde hicieron enamorarme de unos ojos castaños y la mujer mas hermosa del planeta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *