Por el amor eterno de una mujer

Nunca los te quiero fueron tan claro como las miradas furtivas que entre nosotros, nunca un sentimiento fue tan fuerte que prendía los sueños en las noches mas oscuras, nunca he dicho que amaba a una mujer como te lo puedo decir a ti. No me avergüenza amarte, me da miedo perderte, abrir los ojos en la madrugada y darme cuenta de que no estas a mi lado, me da miedo mirar al cielo y no ver el reflejo de esos dos luceros que tienes como ojos, porque si de algo me vale tu guía es de haber conocido a la mujer mas perfecta. Da igual que tengas fallos, que me digas que no eres perfecta, porque para mi siempre seras la mujer a la que amo.

Se que mis palabras son cortas, que mis versos se pierden en el viento, que los te quiero no son mas que miradas que te lanzo y que se pierden entre cada murmullo de riachuelo. Pero de algo estoy seguro y es que en todo este tiempo algo ha cambiado, ya no soy el mismo, ya no soy yo, soy ese hombre enamorado de la mujer mas hermosa, soy ese hombre loco que persigue un sueño, soy el que te ama y que jamas dejara de hacerlo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *