Carta del amor perdido

Querida amiga; 

Los años no pasan en valde, los recuerdos se amontonan como las canas en mi cabello rubio, los ojos aun miran a un pasado lejano en el que te ven cerca, en el que late un corazón ardiente que solo sabe pronunciar las cuatro letras que componen tu nombre. Los versos se hacen ecos de las lagrimas que antes te echaban de menos, que te llamaban en el silencio de la noche, que susurraban en los sueños mas eternos diciendo que donde se había marchado el ángel que me dio la vida. Perdida la mirada de ese hombre que fui, de ese caballero que ahora pierde la sonrisa con cada momento que revive de antaño, con cada te quiero que se quedo en mis labios, con cada te quiero que no dije y que hoy me arrepiento. Los versos siguen llamándote la musa del corazón de oro, porque en tu corazón debe albergar el alma de este poeta que nació de una tarde en que los arboles perdían sus hojas y yo todo mi saber amar. 

Me despido con las únicas letras que quedan vivas en mis manos, ojala este tiempo se haga mas corto con un hasta siempre que con aquel ultimo adiós que nos dimos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *