de un sueño nace un amor eterno

Podía ser una mujer cualquiera, un sueño que se cumpliera, una locura que nos hiciera soñar despierto, un sentimiento del cual se pudiera prescindir, sin embargo aquí esta, la única mujer que te hace sonreír, la única mujer que cuando miras sus ojos todo se pasa, la única mujer que es capaz de hacerme soñar, vivir, pensar y amar. Es la rosa de este jardín, la primavera en este crudo invierno, el verso mas hermoso de este poema que espero que tenga inicio y jamas fin. Quizas no la merezca, quizás fue un regalo del destino, quizás es una locura que yo me enamorara de alguien tan especial como lo es ella. Te amo, princesa, lo haré siempre, incluso antes de conocerte, incluso en el momento en que solo te tenia en mis pensamientos, incluso cuando al mirar al cielo solo veía las dos estrellas que hoy iluminan mi vida. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *