Nacido de un sentimiento

He amado tantas veces que aun no recuerdo las veces que se me hizo pedazos el corazón, he regalado tantas veces mis sonrisas que mis lagrimas ya no brotan de mis ojos escondiéndolas tras la tristeza. Jamas he sido un mal hombre, quizás un loco, quizás un cuerdo que ama demasiado, pero nunca alguien malo. Apenas me queda aliento para decir el ultimo te quiero pero mi pensamiento sigue ausente en busca de la sonrisa de aquella morena de ojos castaños y sonrisa perfecta que vivió en mi alma durante tanto tiempo. Aun recuerdo como sus ojos miraban los míos, como su pelo negro azabache oscurecía las tardes en las que el viento desnudaba a los arboles, en aquellas tardes en las que un suspiro era una declaración de amor. Quizas por cobarde nunca me atreví, quizás por no decir un te quiero hoy miro a las estrellas buscando el brillo que me encontré en los ojos de aquella preciosa muchacha. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *