Silencio de las palabras eternas

El silencio de las palabras de un hombre enamorado arden en las manos de un poeta que llora la ausencia de un angel, de una musa que impregnaba las noches de versos inacabados, de sueños que tenian comienzo pero no final, de un amor eterno que nacio la tarde de otoño y que calienta el corazon en esta fria noche de invierno. Las palabras tan solo son el eco de un amor prohibido, de un loco que nunca supo decir lo que sentia, de un caballero que al mirar a la princesa del castillo no supo trepar al torreon de los sueños, a ese desde el que se ve el negro azabache de la melena de la princesa, a ese desde el que salen las estrellas en las noches mas oscuras, a ese desde el que mengua la luna cuando esa princesa sonrie. Los versos se queman en las manos de quien ama, de quien ha visto la luz mas hermosa, a quien enamoro una moza, a quien los sueños se quedan cortos para decir lo que se siente, a quien un te quiero no dice lo que siente, a quien muere por el amor de quien enloquece sus sentidos.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *